UTN cúpula del me llevoRÍO TURBIO.- Omar Zeidán, interventor en los Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), es quien firmó las 13 denuncias penales presentadas ante la justicia federal por lo que encontró -desde que asumió, en febrero de 2016- en la empresa estatal intervenida. «Los hechos de corrupción nos han dejado de rodilla, desnudos. El Estado nacional ha destinado más de $ 26.000 millones que jamás llegaron a Río Turbio», afirma a LA NACION. Zeidán lamentó que se haya usado a YCRT y a la Cuenca Carbonífera como una pantalla para desviar fondos y enriquecerse. «Montaron una empresa paralela sobre los sueños de miles de familias que sólo querían trabajar y ver crecer a nuestro pueblo». Y agregó que la causa «muestra a las claras la triangulación: la UTN Santa Cruz fue fundamental para poder robar». El interventor explica que la causa del tren turístico que nunca se hizo «deja al descubierto una modalidad de funcionamiento: se planificaron procesos de contratación para vaciar los recursos del yacimiento». Y describe: «Diagramaron un escenario para salirse de los circuitos de la administración pública. Celebraron más de 400 convenios con la UTN Santa Cruz, que creó la fundación para apoyo y generación de los servicios que debían contratar», reseñó el funcionario. Por cada participación firmada por la UTN y la Fundación, la Universidad cobraba el 10% del monto del contrato, y en algunos casos la fundación también cobraba el 10%, es decir que el 20% de cada contrato terminaba en manos de la Universidad Tecnológica. Zeidán promete poner en marcha la extracción del carbón ZEIDANAntes de detallar las 13 denuncias originadas en auditorías de la Sigen, Zeidán destaca que pese al vaciamiento de la empresa, en este tiempo han reactivado el yacimiento, mejoraron la ventilación interna y los mineros trabajan a pico y pala acondicionando los frentes internos. El interventor aseguró que en agosto de este año el yacimiento estará por primera vez en condiciones de producir carbón en forma continua para alimentar el primer módulo de la usina termoeléctrica y ponerla por primera vez en marcha. Hasta ahora solo se había encendido en septiembre de 2015 y Cristina Kirchner la inaugure, pero a los 20 días, una vez acabado el carbón, la central se apagó para siempre. «Vamos a encender el primer módulo y estaremos en condiciones de extraer las 600 mil  toneladas anuales que requiere el primer módulo», afirmó Zeidán a Winfo Santa Cruz hasta tanto se vaya terminado el segundo módulo y aseguró que una vez encendida, estará en condiciones de sumarse al sistema interconectado que ya está listo. Las 13 denuncias penales  A la del tren turístico se suman 12 denuncias en causas separadas. En todas hay hechos de corrupción basados en el vaciamiento, abandono, malversación de fondos, sobreprecios, asociación ilícita. Una de ellas tiene 23 irregularidades en procesos de contrataciones, donde se advierten delitos de corrupción con perjuicio económico y quedan al descubierto la diferencia entre los montos presupuestados con aquellos adjudicados. En otro caso se investiga la compra de cámaras de monitores para la central térmica, que no le correspondía a YCRT. El producto era de $ 1 millón y se pagaron $ 5 millones. Las compraron, pero no sirven. O bien, la instalación de una torre, presupuestada en $ 2,7 millones: se pagó $ 1,3 millones y el producto valía $ 1 millón. El convenio marco entre YCRT y la UTN tenía fines muy diversos, que iban desde la capacitación profesional de empleados de la usina termoeléctrica hasta favorecer los canales de comunicación entre funcionarios, empresarios y sindicatos. Según las denuncias, de lo pagado poco se hizo.