El vocal Mariani intentando convencer a los trabajadores

El vocal Mariani intentando convencer a los trabajadores

RÍO GALLEGOS.- «Si no pagan no entra nadie», fue la respuesta de los trabajadores judiciales  a uno de los vocales que intentó ingresar al edificio del TSJ, en cuya vereda decidieron permanecer en reclamo del pago de sus salarios de agosto. Aún no tienen fecha prevista de cobro. Desde las primeras horas de la mañana un nutrido grupo de trabajadores del Poder Judicial se apostó en le vereda de Avda Kirchner y Chacabuco: «25 de Septiembre y no cobramos el sueldo, ni tampoco el 10 por ciento pactado en paritarias», afirmó a Winfo Santa Cruz, Romina Mcnamara, una de las voceras de los judiciales. «Alguien debe hacerse cargo», manifiestan los trabajadores quienes acusan a la justicia de complicidad con el Poder Ejecutivo. El viernes enviaron una nota a la presidenta del Tribunal Superior, Paula Ludueña, solicitándole que intime al ministro de Economía, Juan Donnini,  a que «en el plazo perentorio de 24 horas» remita los fondos para que el Tribunal cumpla con su obligación de abonar salarios, o de lo contrario aplique el «apercibimiento»,  que corresponde al funcionario de acuerdo «a los resortes legales con que cuenta ese Alto Cuerpo», dice la nota. Remarcaron que de no cumplir con su obligación de abonar salarios, dado «el carácter alimentario» de los mismos, y de no sancionar a los funcionarios responsables el propio TSJ es pasible de juicio político. «El centro de operaciones está adentro», imploró el vocal Mariani Alrededor de las 7 el vocal del TSJ, Mauricio Mariani, intentó ingresar al edificio pero los manifestantes se lo impidieron, «Adentro está el centro de operaciones», argumentó el funcionario, pidiendo que le permitan llegar hasta su oficina para poder destrabar la situación. Los trabajadores le recordaron a Mariani,  «desde hace veinticuatro días que el centro de operaciones está adentro», en alusión al tiempo que llevan sin percibir sus salarios, y le dijeron que «vaya a Economía o a Gobierno» a gestionar los fondos, o que en caso contrario «hagan la denuncia penal» correspondiente. «De acá no nos movemos hasta que no aparezca la plata», fue la terminante respuesta de los trabajadores, ante lo cual y con evidentes gestos de enojo el vocal se retiró del lugar.