Adrian Gustavo Barabino
Por Adrian Gustavo Barabino

Se cumple este año una década desde que el actual Senador Nacional electo Eduardo Costa, inició su carrera a la gobernación de Santa Cruz. Dos veces fue Daniel Peralta quien le impidió llegar a la Casa de Gobierno y la última vez fue Alicia Kirchner, quien en 2015 y gracias a los votos de Daniel Peralta le arrebató la victoria.

Costa comenzó su militancia política en la UCR mientras cursaba estudios universitarios en Buenos Aires, empresario dueño de la firma Hipertehuelche que tiene sucursales en varias provincias del sur del país, se convirtió en el principal opositor al kirchnerismo en Santa Cruz, y hoy es una de las principales figuras políticas de Cambiemos en la Patagonia.


Fundó el frente Unión para Vivir Mejor que hoy componen diversos partidos y que logró unificar gran parte de la oposición en Santa Cruz. Por distintas razones le resultó dificultosa la llegada al gobierno provincial, entre ellas la Ley de Lemas.

Cuando hace diez años la gobernación de Carlos Sancho, sucesor del renunciante Sergio Acevedo, atravesaba graves problemas sociales con movilizaciones de estatales principalmente en la capital provincial, Eduardo Costa decidió que ese era el momento para su debut electoral, proponiéndose como una alternativa a una gestión declinante y hostil.

Un golpe de timón del kirchnerismo hizo renunciar también a Sancho, y rescató al diputado provincial en uso de licencia en YCRT, Daniel Peralta, quien asumió la gobernación para intentar calmar el clima social que se vivía en aquel conflictivo 2007. Con capacidad de maniobra y una importante inyección de dinero de nación, Peralta logró estabilizar el gobierno y fue el candidato natural del FPV para enfrentar al radical Costa que amenazaba con arrebatarle la gobernación al kirchnerismo.

Sin embargo Peralta se impuso con más de 20 mil votos de diferencia sobre Eduardo Costa.

Ese margen se achicó severamente en las elecciones legislativas donde Eduardo Costa fue como candidato a Diputado Nacional y su espacio político logró 53.209 contra los 51.427 del Frente para la Victoria.

Esa fue la primera vez que Eduardo Costa cosechaba más votos que el Kirchnerismo, lo que reavivó la esperanza de un sector de la sociedad que buscaba un cambio en la política de la provincia. Pero ese resultado nuevamente retrocedió en las elecciones generales del 2011, año después de la muerte de Néstor Kirchner, el kirchnerismo lograba un gran respaldo a nivel nacional con la imagen de Cristina Kirchner quien buscaba su relección y que logró con un 54% en todo el país.

Daniel Peralta mantuvo una ventaja de 8 mil votos (72.194 votos) contra los 64.299 que sacó el candidato radical.

En 2013 Eduardo Costa logró imponerse ante un Kirchnerismo dividido entre el PJ y FPV, ya que en elecciones legislativas no había ley de lemas, lo que resultó en una amplia diferencia contra el FPV. En esta elección Costa logró mantener su banca como Diputado Nacional en el Congreso de la Nación y sumar a Susana Toledo.

En las generales de 2015, Eduardo Costa tuvo a favor la candidatura presidencial de un ascendente Mauricio Macri, pero el Kirchnerismo una vez más reaccionó a tiempo y ante el panorama electoral adverso con divisiones irreconciliables ente el gobernador Peralta y el kirchnerismo, decidió reinstalar la lay de lemas para gobernador, y así transformar en suma de votos aquella disputa interna.

Costa logró superar ampliamente a la candidata del kirchnerismo, Alicia Kirchner pero fueron los votos de Daniel Peralta, los que sumaron para que Alicia Kirchner se poscione con cerca de 10 mil votos arriba del candidato de Unión para Vivir Mejor.

En las recientes legislativas con el kirchnerismo y el peronismo nuevamente divididos, Eduardo Costa logró imponerse al FPV, con 20 mil votos de diferencia lo que lo posiciona ante un escenario favorable para el 2019.

Si bien en la actualidad está muy distante la posibilidad de que Daniel Peralta vuelva a las filas del Kirchnerismo, de acuerdo a los últimos resultados ni aún sumando los votos del ex gobernador al FPV le alcanzaría para superar a Costa.

Pero como los votos no tienen dueño, sólo quedará esperar 2 años más para saber si finalmente la provincia de Santa Cruz podrá cambiar el color político de turno en el gobierno provincial que lleva más de 30 años bajo un mismo mando.