RÍO GALLEGOS.- Los empleados del IDUV decidieron una particular medida de fuerza en reclamo del congelamiento de sus salarios y el ingreso indiscriminado de personal: piden con aplausos que el presidente Pablo Grasso los reciba en audiencia. «A nosotros el aumento en negro que firmaron los gremios no nos alcanzó, como tampoco a los jubilados», señaló la delegada Norma Garrigue. La vocera de los empleados denunció que el último incremento salarial que obtuvieron fue en julio de 2016, y que si bien «el presidente (Pablo Grasso) dice que no puede dar aumento, hay ingresos de personal diariamente», y que «como una forma de calmarnos, dan comisiones de servicio que no alcanza a todos», no obstante señaló que rechazan esa modalidad porque «lo que queremos es un aumento de salarios», reclamó. Garrigue sostuvo que Grasso «percibe un sueldo de la ex 591 y cobró el aumento del 40% que se dieron los funcionarios en 2017, y cobra las unidades redistributivas», que otorgó el Ejecutivo Provincial. Video entrevista: Karina Taberne