BUENOS AIRES.- La plata de la corrupción en la esfera pública se trafica preferentemente en moneda extranjera,  y lejos de los bancos. El famoso «físico» que popularizó el valijero Leonardo Fariña, suele ser un incordio para quienes deben ocultarla o transportarla sin despertar sospechas. La imagen de José López revoleando bolsos con dólares hacia el interior de un convento, y la secuencia de uno de los hijos del empresario Lázaro Báez contando billetes en una cueva financiera, se transformaron en el emblema de la corrupción en tiempos de los kirchner.  Los allanamientos del fiscal Guillermo Marijuán, con perros sabuesos buscando dólares enterrados en estancias del sur, completa la secuencia cinematográfica, de un saqueo real. La periodista Karina Poritzker, publicó en el sitio borderperiodismo.com un relevamiento incluye a la familia de la ex presidenta, sus funcionarios más destacados y los empresarios amigos. Caso por caso, juzgado por juzgado, los fajos que se acumulan en plazos fijos a nombre del juzgado, cajas de seguridad franjadas, cuentas congeladas o fajos almacenados en el tesoro del Banco Central. Al menos 16 millones de dólares secuestrados y embargados en las principales causas por corrupción motorizadas desde el fin del kirchnerismo permanecen bajo la órbita judicial de esta manera. Son dólares -cash, en billetes- intocables por ahora, que pasarán a manos del Estado Nacional como parte del recupero de activos si en algún momento se dicta sentencia condenatoria firme contra sus dueños o, caso contrario, serán devueltos. Encontrados en bolsos, bolsas, mesas de luz de hoteles, cajas de seguridad bancarias: los fajos de dólares se fueron acumulando en los últimos dos años y medio más allá de los millones en bienes inhibidos en las distintas causas y los multimillonarios embargos en pesos ordenados. Leer la nota completa aquí Foto portada: Los dólares de López que casi destruye la humedad. Foto: Borderperiodismo