RÍO GALLEGOS.- El empresario Sergio Taselli quedó detenido ayer luego de presentarse como testigo y declarar en la causa conocida como «los cuadernos de las coimas» donde fue mencionado como uno de los empresarios que pagó sobornos durante el gobierno de Cristina Fernández. Taselli controló la mina de Río Turbio, entre 19994 y 2002, y fue denunciado por vaciamiento, en una causa que terminó con su procesamiento y un embargo de 45 millones de pesos.  Sergio Taselli se presentó ayer ante el juez Claudio Bonadío con su abogado Mariano Cúneo Libarona, y desmintió las acusaciones en su contra que indicaban que entregó dinero a Nelson Lazarte, secretario de Roberto Baratta. Según la denuncia el 23 de agosto de 2013 Taselli le dio $170.000 y US$200.000, todo lo cual le fue entregado luego a Martín Larraburu (secretario de Juan Manuel Abal Medina), que a su vez le dio la plata a Roberto Baratta. En septiembre de 2013 hubo otra entrega a Lazarte y de nuevo a Larraburu. En septiembre de ese año entregó en dos pagos US$1.080.000, que también fue a parar a manos del exfuncionario. En su declaración, a la que accedió LA NACION, Taselli dijo que no está en Werenicke 573 desde el año 2000 y que allí funcionan empresas de su hermano Alberto, con quien tiene una pésima relación y hasta denuncias penales. Presentó actas notariales para certificar que denunció a la familia de su hermano por usurpación de ese lugar. Asimismo, dijo que Baratta le pidió plata para la campaña, pero se negó, porque dijo que le habían sacado la central de generación eléctrica de Sorrento, Rosario, para obligarlo bajo amenazas a alquilársela a Albanesi, que recibió luego fondos del Estado para repararla. Dijo que le están haciendo juicio de desalojo a Albanesi porque nunca pagó esos alquileres. El empresario quedó imputado como partícipe de asociación ilícita. Bonadio escuchó sus explicaciones y lo dejó detenido. Taselli concesionario de la usina de Río Turbio El noviembre de 2011,  Sergio Taselli fue procesado por el juez federal Sergio Torres por administración fraudulenta en la concesión que tuvo a su cargo durante ocho años en Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT) . El magistrado también impuso un embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de 45 millones de pesos. De acuerdo con el delegado paritario de la regional Río Turbio de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Raúl Wanzo, querellante en la causa, Taselli debe rendir cuentas por los 22,5 millones de dólares anuales que recibió del Estado entre 1994 y 2002 en concepto de subsidio por la explotación de la mina de carbón. Según la denuncia, Taselli desviaba los fondos que recibía de la concesión, a sus otras empresas, para destinarlos incluso al pago de sueldos. A ese “vaciamiento” atribuyen los trabajadores el accidente que en 2004 provocó un incendio y mató a 14 mineros , aunque esas muertes no son investigadas en esta causa. Torres basó su decisión en una pericia que demostró el desvío de los subsidios que YCRT recibía por parte del Estado a otras empresas vinculadas a Taselli . El mismo mecanismo detectó la jueza Servini de Cubría en otra investigación abierta contra el empresario por las concesiones ferroviarias. El dinero de los subsidios, en este caso, habría ido a parar a la empresa láctea Parmalat , también adquirida en su momento por Taselli, beneficiado por varias concesiones durante los gobiernos de Carlos Menem y Néstor Kirchner. En su último año de gobierno, en mayo de 2007, Kirchner le quitó a Taselli las concesiones de las líneas Roca, San Martín y Belgrano Sur, por la deficiente prestación del servicio público. La pericia realizada en esta causa determinó que YCRT se constituyó en “socorrista financiero de otras empresas” mientras estaba en “cesación de pagos” y no abonaba los salarios de sus propios empleados. Taselli había sido sobreseído por Torres en 2008, pero la apelación del fiscal Federico Delgado fue aceptada por la Cámara Federal, que revocó la medida y ordenó profundizar la pesquisa. Fuente Clarín.