RÍO GALLEGOS.- Un informe del periodista Pablo Fernández Blanco en La Nación de hoy, indica que la gobernadora Alicia Kirchner es la que mejor aplicó el ajuste de las cuentas fiscales, que surge del pacto federal firmado con Nación. Aunque aún no superó el déficit, en el último año lo redujo de $2.791 millones, a $548 millones, esto es, $2.243 millones menos. El mayor ajuste fue en salarios, que aumentaron entre un 10 y un 25 por ciento en 32 meses, mientras que en ese lapso la provincia duplicó sus ingresos. El informe recabado del ministerio de Hacienda de la Nación da cuenta de una fuerte reducción del déficit fiscal de aquellas provincias que firmaron el Pacto Fiscal Federal, que no firmaron La Pampa y San Luis. Alicia Kirchner fue una de las mandatarias que firmó el acuerdo, por lo que en junio el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, ponderó su gestión:  «Santa Cruz ha hecho los deberes y congeló las paritarias». Ver video aquí.  Los estados provinciales pasaron de un rojo de $36.696 millones en el primer semestre del año pasado a números azules por $38.578 millones hasta el 31 de junio último. Casi todas las provincias mejoraron, incluso algunas como Buenos Aires y CABA, superaron sus déficit y hoy presentan superávit en sus cuentas. En la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal pasó de un rojo de $14.805 millones a cosechar $2.455 millones, y Horacio Rodríguez Larreta cambió un quebranto de $7000 millones por un saldo a favor de $11.443 millones. Salta, Tucumán, y Catamarca, tienen una situación similar a la de Santa Cruz, son las provincias que aún permanecen con sus cuentas en rojo, pero en este contexto, la provincia gobernada por Alicia Kirchner redujo en $2243 millones su rojo financiero, pasando de $2.791 millones, a $548 millones en el último año. Cabe consignar que Santa Cruz la erogación que insume la mayor parte del presupuesto es en salarios, alrededor de un 50%, y que desde que asumió Alicia Kirchner en diciembre de 2015, solo se han incrementado entre un 10 y un 25% , mientras que en ese lapso duplicó su recaudación, por el aumento de la coparticipación federal, la devolución de fondos del Anses, y el incremento del dólar en cuya moneda se perciben las regalías de gas y petróleo.  Leer nota completa en La Nación.