BUENOS AIRES.- Claudia Noemí Insaurralde tiene 37 años, es madre de tres hijos, y vive humildemente en Villa Vatteone. Milita en el peronismo de Florencio Varela. En épocas del kirchnerismo trabajó en el Ministerio de Planificación Federal. Claudia conoció a Báez en una de las visitas a su tío, Atanacio Pérez Osuna, y desde entonces estrechó un vínculo que ya lleva dos años. Dice que el empresario está esperanzado en salir, y que el empresario «no se lleva mal» con Cristina Kirchner. Crédito: Gentileza Mi Ciudad.

En una entrevista con el diario MI CIUDAD de Florencio Varela, Claudia Noemí Insaurralde, 37 años, madre de tres hijos, quien vive humildemente en Villa Vatteone y milita en el peronismo de Florencio Varela, contó que hace dos años visita a Lázaro Báez en el penal de Ezeiza, a quién conoció en ocasión de visitar a su tío, el ex intendente de Río Turbio, Atanacio Pérez Osuna.

Claudia dice que el empresario está esperanzado en salir, que con Cristina Kirchner «no se lleva mal», y que está proyectando un lineamiento nacional dentro del peronismo.

«En abril lo conocí a Lázaro. Fui a ver a mi tío, y estaba en el mismo pabellón, junto a Roberto Baratta, Schiavi y Amado Boudou», cuenta Claudia Insaurralde, quien desde entonces estrechó un vínculo con Báez que mantienen hace dos años.

Publicidad

Publicidad

Afirma que ella ya conocía a Baratta, «porque en 2010 entré a trabajar a Planificación Federal. Empezamos a hablar con Lázaro, él es muy peronista y evitista», cuenta en la entrevista que concedió al periodista Alejandro Cesar Suárez.

En la entrevista publicada en la edición papel de MI CIUDAD cuenta que hay un área de la cárcel donde graban todas las conversaciones que tienen los presos. «Hay un área en la que graban todas las conversaciones, y a veces se filtran. A veces las comunicaciones se cortan, o estás hablando y escuchás que levantan el tubo desde el otro lado», explica.

Según relata Insaurralde, Báez suele llamarla en varias oportunidades todos los días. Y ella lo visita hasta tres veces por semana.

Habla de él con auténtica admiración: «Lázaro es muy inteligente. Siempre le interesó mucho la política. Vos te sentás a hablar con él y está actualizado, es muy buen analista político», agrega. También de detalles de cómo pasa sus días tras las rejas: «Lee mucho sus causas, lee libros, escucha la radio, camina, sale al patio, juega al fútbol, bajó más de 10 kilos. Es diabético y come muy sano, está muy controlado en el azúcar y la presión»

Hace casi dos años que es amiga íntima de Lázaro Báez y hace no mucho tiempo, una conversación entre ambos trascendió en un programa de TV.

-¿Cómo conoció a Báez?

-Porque fui a Ezeiza a visitar a mi tío, que es un preso político desde el 3 de marzo de 2018. Es Atanasio Pérez Osuna, ex Intendente de Río Turbio, y le hicieron una causa por desvío de fondos por la construcción de una ruta. En abril lo conocí a Lázaro. Fui a ver a mi tío, y estaba en el mismo pabellón, junto a Roberto Baratta, Schiavi y Amado Boudou. Están en un gimnasio donde se encuentran todos. Yo ya conocía a Baratta, que era el segundo de De Vido, porque en 2010 entré a trabajar a Planificación Federal.

«él es muy peronista y evitista», define la mujer a Báez. 

¿Evitista?

-Sí. Ama a Eva Perón. Tenemos coincidencias en los proyectos políticos. Yo le dije que admiraba su fortaleza, por estar ahí injustamente. El me dijo que era amigo de Néstor, que tenía una gran fidelidad hacia él, y que apoyaba el modelo nacional y popular.

Ahora estoy acompañando a Lázaro en un proyecto nuevo, un movimiento nacional que se llama «Pensamiento Peronista». Este movimiento ya está en Chaco, Jujuy, Tierra del Fuego, Santa Cruz…

-¿Considera que son falsas las acusaciones que pesan sobre Báez?

-Sí. Yo viajé a Santa Cruz y vi las obras que él hizo. Si bien sus empresas se dedicaban a hacer rutas, él le regaló una universidad a la provincia. Vi iglesias tanto católicas como evangélicas con las que él colaboró, hizo un club de barrio imponente, una belleza total para la comunidad. Todas cosas maravillosas que él aportó para la sociedad. Y mucha gente me dijo «si hablamos mal de Lázaro seríamos unos desagradecidos».

Él ayudó mucho a la comunidad santacruceña y generó mucho trabajo. Hoy es triste ver la realidad que está padeciendo esa provincia. La gente vende sus cosas para migrar al Norte o directamente para comer, porque quedaron más de 3000 empleados sin trabajo. Lázaro es admirable, a pesar de lo que está pasando, tiene una gran fortaleza, y quiere seguir con lo que empezó Néstor. Él ama la política y sufre mucho lo que está viviendo hoy el ciudadano argentino.

-Se lo acusa de ser testaferro de los Kirchner y de lavado.

-Sí. Es una mentira. El no es testaferro de nadie. El tuvo una amistad con Néstor apostando a su proyecto y a la ideología peronista, porque defiende al peronismo a muerte: eso lo llevó a que le pase todo lo que le pasa.

-¿Con Cristina tiene la misma relación?

-No tan así, pero tiene una buena relación. No es cierto que se lleve mal.

Leer la entrevista completa aquì