SANTA CRUZ.- Impulsado por el oficialismo la legislatura aprobó ayer una nueva ley de Emergencia Hídrica para Caleta Olivia. Ya en 2014 la ciudad había sido declarada en emergencia ante los permanentes cortes de agua producto de la rotura del acueducto Lago Musters que provee a la ciudad. La situación se agrava con la pandemia de Covid-19.

La crisis provocada por la falta de agua potable en Caleta Olivia motivó la sanción de una ley de Emergencia Hídrica que permitirá al gobierno firmar convenios con organismos nacionales y obtener financiamiento para la realización de obras que lleven una solución definitiva a un problema histórico en la ciudad del norte provincial. 

La problemática del agua potable se remonta a la década del 90 cuando comenzaron los inconvenientes por el suministro proveniente del acueducto Lago Musters, de Chubut.  Hoy la escases de agua es una doble preocupación para los vecinos de Caleta Olivia, por la pandemia de coronavirus que requiere del lavado permanente de manos y de la higienización de elementos que se manipulan cotidianamente en el hogar. 

El proyecto  presentado por la Diputada Liliana Toro,  declara en estado de emergencia hídrica zonal a Caleta Olivia y zonas aledañas hasta el 31 de diciembre de 2021. Además incorpora dentro de la Emergencia a las ciudades del Departamento Deseado, abarcando a Puerto Deseado,  Pico Truncado,  Las Heras,  Koluel Kaike, Cañadon Seco, Jaramillo y Fitz Roy.

Durante la sesión extraordinaria de la legislatura, expuso el presidente de Servicios Públicos, Nelson Gleadell, quien sostuvo que deben realizarse refacciones en la toma de agua de la planta de ósmosis inversa y llevar adelante un Plan Director junto con el ENHOSA para determinar todos los inconvenientes en la red de distribución y así presurizar el agua para que llegue a todos los vecinos.

Gleadell señaló también que hoy está ingresando agua a Caleta Olivia tanto desde el acueducto del Lago Muster como de los pozos de captación de Cañadón Quintar y Meseta Espinoza «incrementando la cantidad de metros cúbicos».

Además destacó que se subsidiará a todos los vecinos de Caleta Olivia, la factura del agua por el mes de diciembre 2020 y enero 2021.

Una medida similar propuso el bloque de la oposición pero por el tiempo que dure la emergencia hídrica, lo que no fue aceptado por el oficialismo. 

La Ley faculta al Poder Ejecutivo Provincial a celebrar convenios con el Poder Ejecutivo Nacional, Entes Autárquicos Nacionales, Provinciales, Universidades, Fundaciones, Asociaciones Civiles, Organizaciones Internacionales y/o cualquier otro ente técnico especializado, a tomar crédito y a realizar las gestiones y erogaciones necesarias en el marco de la Emergencia Hídrica Zonal.

Además «faculta a la Empresa Servicios Públicos Sociedad del Estado a gestionar las contrataciones para la provisión de bienes, obras y servicios que las necesidades impongan», dice el texto.

Los cuestionamientos de la oposición

El diputado Javier Pérez Gallart manifestó que “El gobierno debe permitir la participación y el control de los vecinos de Caleta Olivia para solucionar el problema del agua”, al tiempo que afirmó que el gobierno no tiene ningún plan para encarar una solución definitiva a la crisis del agua en la ciudad designada capital alternativa de Santa Cruz. 

El diputado de Encuentro Ciudadano, también recordó que «la emergencia hídrica para Caleta Olivia ya había sido declarada en 2014, y que luego fue prorrogada durante la gestión del gobernador, Daniel Peralta, cuando además se iniciaron algunas obras que más tarde fueron discontinuadas en la gestión de Alicia Kirchner», sostuvo el legislador de Encuentro Ciudadano.  

Afirmó que «luego de 12 años de kirchnerismo en la Nación, la entonces presidenta Cristina Fernández recién anunció la licitación del acueducto del lago Buenos Aires cuando estaba en los últimos meses de su mandato, a finales de 2015».

Tras escuchar la exposición del titular de Servicios Públicos, Pérez Gallart señaló que no quedó claro “cómo se va a abordar el corto, el mediano y el largo plazo” respecto de los trabajos a realizar en el contexto de la emergencia hídrica, al tiempo que advirtió: “si les estamos dando carta libre para que gasten en lo que quieran. Sería bueno que haya un control, por parte de los vecinos que están padeciendo hace muchos años este problema, de los fondos y de las formas en que se van a utilizar estos recursos”, pidió el diputado. 

La provisión de agua en camiones 

Mientras tanto los más de 20 mil hogares de Caleta Olivia reciben agua en camiones cisternas de Vialidad Provincial, YPF y la empresa privada CAM. 

Eduardo Crognale, Gerente General de SPSE, coordina el arribo de camiones proveedores de agua a los domicilios. «La asistencia de agua que proviene desde Jaramillo nos permite presentarnos en los barrios que se encuentran en situaciones críticas de la ciudad», indicó el funcionario.

En tanto se informó que la empresa YPF S.A comenzará a aportar, desde su cargadero, una dotación diaria que será incorporada a las cisternas.  También colaborará con la distribución de agua la firma CAM Servicios Petroleros, quien trasladará agua desde la ciudad de Cañadón Seco.

En Cañadón Quintar se dispuso una cisterna de 500 mil litros con un nuevo pozo, que proveerán a las industrias a fin de que puedan mantener la actividad económica y descomprimir la red en la ciudad.

Según informó el gobierno,  SPSE acordó con la SCPL, la cooperativa de Comodoro Rivadavia que administra el acueducto Lago Musters,  para que asista sin cortes a Caleta Olivia por lo cual desde entonces mantiene 400 m3 constante las 24 hrs.