BUENOS AIRES.- Esta semana se reanudará el juicio oral que sentará nuevamente en el banquillo a Lázaro Báez, acusado de lavado de dinero, causa en la que también están siendo juzgados sus hijos, entre ellos Martín, quien permanece detenido a diferencia de su padre que cumple arresto domiciliario. También la vicepresidente Cristina Kirchner volverá a estar frente a los jueces que investigan corrupción en la obra pública santacruceña.

El miércoles 3 se reanudará el juicio oral por lavado que tiene como principal sospechoso a Lázaro Báez y sus cuatro hijos. 

Con pedido fiscal de doce años de prisión, Báez habló ante el Tribunal Oral Federal 4 en diciembre último y dijo ser víctima de una «persecución sistemática del poder político, la prensa y gran parte del Poder Judicial«.

Ese miércoles será el turno de su hijo mayor Martín Báez, también detenido y que expondrá de manera remota por videoconferencia.

En abril de 2016 Báez fue detenido y permaneció en el penal de Ezeiza hasta septiembre del año pasado cuando la Cámara de Casación dispuso el arresto domiciliario, que en principio cumpliría en una de sus viviendas en el country Ayres de Pilar, pero vecinos de ese barrio se lo impidieron por lo que fue devuelto a prisión. 

Actualmente, Lazaro Baéz, esta cumpliendo prisión domiciliaria en un lugar secreto, vigilado con una pulsera electrónica, a la espera del veredicto, que se dará a conocer a mediados de febrero, en el juicio del caso conocido como la ruta del dinero K.

La semana pasada medios nacionales publicaron que el empresario podría regresar a Río Gallegos, ante una eventual sentencia favorable o para continuar el arresto domiciliario. Aquí es donde el empresario que fundó la constructora Austral en mayo de 2003, casi en simultáneo con la asunción de su amigo Néstor Kirchner como presidente de la nación.

Aunque difícil de calcular en términos reales, se estima que el patrimonio de Báez asciende a más de 2.200 millones de pesos, la mayoría de las propiedades están localizadas en Santa Cruz donde posee 400 mil hectáreas de campos, y viviendas, y en CABA. 

En la causa cuya sentencia podría conocerse durante febrero, Báez está acusado de haber lavado unos 60 millones de dólares provenientes del pago de coimas en la obra pública de la cual habría sido beneficiado en Santa Cruz.

El fiscal Abel Córdoba pidió que Báez sea condenado a doce años de prisión por haber lavado al menos 54 millones de dólares.

La defensa de Báez pidió la absolución. Junto a Báez están siendo juzgados sus hijos Martín, Leandro, Melina y Luciana, y Leonardo Fariña.

Cristina y la causa de la obra pública santacruceña

El lunes 8 de febrero se reanudará por videoconferencia el juicio oral en la causa por presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz, en la que prestó declaración indagatoria la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y donde las defensas pusieron el foco sobre el informe de la auditoría realizada por la Dirección Nacional de Vialidad bajo la gestión del ex interventor designado en ese organismo por Mauricio Macri, Javier Iguacel.

El Tribunal Oral Federal 2 seguirá con la citación a testigos, con audiencias lunes y martes, que por ahora se harán de manera semipresencial a través de la plataforma Zoom.

Con información de Télam