SANTA CRUZ.-  Hasta el momento el 20 por ciento de incremento a completarse durante la segunda mitad del año, es la única oferta que el gobierno realizó a los empleados dependientes de la administración pública. Los municipios, con excepción de El Calafate, esperan que la provincia determine los porcentajes de incremento para replicarlos. Río Gallegos aplazó la discusión salarial «por licencia de los paritarios del Ejecutivo». 

Finaliza el segundo mes del año y una vez la administración de Alicia Kirchner dilata una definición sobre la pauta salarial para el 2021, y con excepción de los maestros a quienes ofreció un incremento de 20 puntos en dos tramos a completar en julio, los demás gremios que se sentaron en paritarias no obtuvieron ninguna respuesta a sus reclamos de un aumento como mínimo acorde al alza del costo de vida. 

En el caso de los docentes, incluso la oferta oficial está muy lejos de la pauta nacional marcada por el ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien prometió a los sindicatos nacionales que «el objetivo es que los salarios le ganen este año a la inflación», según consignó la agencia oficial de noticias, Télam.

Los gremios de los maestros a nivel nacional, todos cercanos al gobierno,  habían reclamado 29% de incremento. 

Administración central

En tano los gremios ATE, APAP y UPCN, que representan a los empleados de la administración central, se fueron con las manos más que vacías de la mesa de discusión con el gobierno: «Hoy en Santa Cruz, nos encontramos con que no hay ofertas para los estatales», informó ATE, y calificó de «burla» la actitud del gobierno. Convocó a asamblea provincial para analizar acciones. 

En el caso de los municipios los intendentes aplican la fórmula que vienen repitiendo hace tres décadas,  esperan que la Provincia defina la pauta salarial para replicar s los mismos porcentajes de aumento a sus empleados.

La excepción es la del intendente de El Calafate, Javier Belloni, quien acaba de otorgar 40% de aumento en dos tramos 30% en marzo y 10% en agosto, decisión que provoca malestar entre sus pares, y profundiza aún más la brecha que separa a Belloni de Alicia Kirchner luego de la última elección en la que disputaron el mismo sillón aunque bajo el paraguas del Frente de Todos. 

Disciplinamiento partidario y una alta dependencia de las arcas provinciales para funcionar, explican la actitud de los jefes comunales que le deben al oficialismo el puesto y los votos.

Una muestra de esta dependencia que convierte a los intendentes en súbditos o en el mejor de los casos en gerentes de sus comunas bajo las órdenes del gobernador de turno, lo dio esta semana el municipio de Río Gallegos. 

La presidenta del Concejo Deliberante, Paola Costa, a cargo de la intendencia,  informó al SOEM que la discusión salarial prevista para el 25 de febrero, «se realizará durante el mes de marzo próximo», sin más precisiones.  

¿La razón del aplazamiento comunicado a último momento? «los representantes (paritarios) del Ejecutivo se encuentran en uso de licencia», reza la imperativa nota. 

En 2020 los municipales fueron los empleados que percibieron el menor porcentaje de incremento, de poco más del 14 %, mientras que los demás gremios pactaron por encima de los 21 puntos.