RIO GALLEGOS.- Los diputados Evaristo Ruiz y Daniel Roquel del radicalismo y los diputados Matías Mazzu y Jorge Arabel del Frente de Todos fueron los únicos que votar a favor de que se inicien las clases presenciales en Santa Cruz tanto en el ámbito publico como privado, en tanto que el diputado Martin Chavez (FDT) se abstuvo y el resto de los diputados del Frente de Todos se opusieron.

«Por voto de mayoria del Frente de Todos, nuestra iniciativa que promovia las clases presenciales en las escuelas públicas y privadas de Santa Cruz, fue enviado al archivo. Más allá de provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires (CABA), donde se aplica el decreto firmado por el presidente Alberto Fernández que suspende las clases presenciales por dos semanas, solo Formosa, La Rioja y Catamarca anunciaron que optaron por ese mismo esquema, en tanto que en Santa Cruz, nunca se regreso a la presencialidad, salvo en unas escasas localidades donde no hay transmisión comunitaria de coronavirus».

La iniciativa del diputado Ruiz solicitaba al Poder Ejecutivo Provincial, Ministerio de Salud y Ambiente y Consejo Provincial de Educación, que dispongan y articulen las medidas pertinentes para el regreso a las clases presenciales en los establecimientos de educación pública y privada de la provincia de Santa Cruz, conforme a las ultimas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, la UNICEF, el Consejo Federal de Educación de la República Argentina, y la Sociedad Argentina de Pediatría, en el plazo más breve durante el presente ciclo lectivo 2021.

En los fundamentos de la iniciativa el diputado recordaba que desde la declaración de la pandemia «ha transcurrido más de un año, en los que nuestros niños y adolescentes se encuentran privados de acceder a la educación en modalidad presencial, como debería ser natural, y como se vienen dictando en la gran mayoría de los países del mundo, a pesar de la pandemia COVID  19.» y si bien recordó que, en un primer momento, se entendió que la no presencial era una medida para prevenir el contagio de los niños y adolescentes «ahora, en los últimos días la OMS ha informado que los niños y adolescentes no son transmisores de la enfermedad».

Lo que dijo Unicef

En sus fundamentos el diputado recordó las pautas confeccionadas por UNICEF pautas para la apertura y funcionamiento de las escuelas:

“¿Por qué reabrir las escuelas? Interrumpir la instrucción en el aula puede tener graves repercusiones en la capacidad de aprendizaje de los niños. Cuanto más tiempo los niños marginados dejen de asistir a la escuela, menos probable es que regresen. Los niños de las familias más pobres ya tienen casi cinco veces más probabilidades de no asistir a la escuela primaria que los niños de las familias más pudientes. La inasistencia escolar también aumenta el riesgo de embarazo en la adolescencia, explotación sexual, matrimonio infantil y uniones tempranas, violencia y otros peligros. Además, los cierres prolongados interrumpen servicios esenciales que prestan las escuelas, como la vacunación, la alimentación escolar, el apoyo a la salud mental y la orientación psicosocial. Así mismo, pueden generar estrés y ansiedad debido a la pérdida de la interacción con los compañeros y a la alteración de las rutinas. Los niños marginados sufrirán en mayor medida estas consecuencias negativas, especialmente los que viven en países afectados por conflictos y otras crisis prolongadas, los migrantes, los desplazados por la fuerza, los que pertenecen a minorías, los niños con discapacidad y los niños confiados al cuidado de instituciones. La reapertura de las escuelas debe hacerse en condiciones de seguridad y de manera compatible con la respuesta general de cada país a la COVID-19, adoptando todas las medidas razonables para proteger a los estudiantes, el personal, los docentes y sus familias.” (UNICEF, Marco para la Reapertura de Escuelas, Abril 2020).