SANTA CRUZ.- El ministro de Trabajo Teodoro Camino, dijo que el conflicto en las Represas «es un aspecto contractual de retrasos de pago entre las contratistas y UTE Represas Patagonia”, y responsabilizó a los transportistas por la falta de pago a los choferes.  Fue luego de que los transportistas arribaran a Casa de Gobierno para pedir la intervención de Alicia Kirchner. El reclamo es por la deuda de más de 6 meses que mantiene la UTE con las empresas de transporte de personal. 

El ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de Santa Cruz, Teodoro Camino, señaló que «el Estado Provincial acompaña las gestiones que lleva adelante UTE Represas Patagonia con los transportistas para destrabar el conflicto de orden contractual», ratificando la actitud prescindente que mantuvo el gobierno desde que se desató el conflicto.  

El funcionario comentó que la semana pasada ingresó una nota al Ministerio de Trabajo de Santa Cruz «de un transportista para que tomáramos intervención en este conflicto”,  y que «de inmediato, se puso en contacto con el Ministerio de Trabajo de la Nación con el objetivo de elaborar una misma estrategia de acción que permitan acercar las partes e incentivar el diálogo».

Remarcó que “no hay aspectos que involucren a la seguridad e higiene por la que tengamos que intervenir de forma directa desde Trabajo, sino más bien está relacionado a un aspecto contractual de retrasos de pago entre las contratistas y UTE Represas Patagonia”.

Publicidad

Publicidad

Camino planteó que la provincia buscó «alcanzar un acuerdo» y que “la UTE está en contacto con el Ministerio de la Producción de Santa Cruz”; mientras que el Ministerio de Trabajo sigue de cerca las negociaciones con el objetivo de aportar soluciones.

Camino insistió que el arribo de una solución “depende en sí de un equilibrio entre las partes respetando el contrato firmado previamente”.

“Hay transportistas que plantean una deuda de más de 60 días y aseguran que repercute en el trabajador de manera indirecta, pero son las empresas las que deben responder” e indicó que al tratarse de una obra pública nacional el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación ya fue puesto en conocimiento.

En rigor la deuda de la UTE con las empresas de transporte de personal es de más de 6 meses ya que se originó en diciembre del  año pasado hasta la actualidad, en cuyo lapso las empresas tuvieron que afrontar desde el pago de salarios de los choferes hasta los pagos de ART, seguros de vehículos y gastos de combustible y repuestos. 

En tanto, «la autoridad laboral provincial anunció que seguirá de cerca el diálogo», informó la dirección de Prensa de Gobierno.