RÍO GALLEGOS.- El enfermero Sebastián Barrientos denunció que fue golpeado por la policía durante un procedimiento de tránsito que tuvo lugar esta mañana cuando se dirigía a su domicilio luego de retirarse de su trabajo en el Hospital Regional. El joven que terminó internado en el nosocomio local mostró las huellas de los golpes en su rostro y pierna. Esta tarde la policía emitió un parte afirmando que los golpes que expuso el enfermero fueron autoinfligidos. Convocan a una marcha para el miércoles en apoyo del trabajador de la Salud.

Sebastián Barrientos de 34 años es enfermero en Terapia Intensiva del Hospital Regional, esta mañana cuando se retiraba del trabajo y se dirigía a su domicilio fue interceptado durante un operativo de tránsito que derivó en una supuesta discusión que motivó que los inspectores solicitaran la presencia de efectivos de la policía.

Según testimonio de amigos del trabajador de la salud, Barrientos fue agredido físicamente por los policías con golpes que le provocaron contusiones visibles en rostro y en una de sus piernas las que fueron registradas en un video grabado mientras el enfermero permanecía internado en el hospital.

Publicidad

Publicidad

Esta tarde compañeros de trabajo de Barrientos lanzaron una convocatoria para marchar el próximo miércoles 23 a las 15 horas hasta la sede de la Jefatura de la Policía, para protestar contra la violencia policial bajo la consigna, «si nos tocan a uno, nos tocan a todos».

El parte de prensa de la Policía

Por su parte la policía de Santa Cruz a través de un comunicado dio su versión de lo ocurrido durante el procedimiento que terminó con el enfermero golpeado.

Bajo el título «Atentado y resistencia a la autoridad y lesiones leves», informó que esta mañana a las 07.00 hs efectivos de la División Comisaria Sexta, es solicitado de forma urgente en inmediaciones de la Av.17 de Octubre y Calle Gendarmeria Nacional, donde habría un conductor intentando agredir al personal municipal».

Añade que en el lugar se realizaba un operativo de tránsito Municipal y «mientras se realizaba el control de un vehículo marca Ford Orion, que carecía de documentación vigente, y su conductor de 34 años, fuera del vehículo alterado, al entrevistarse con el mismo, comenzó a proferir insultos, y agrediendo a un efectivo policial en el rostro, cayendo este al suelo».

Según el parte policial, «ante tal situación se intentó reducir al mismo, y fue conducido a la dependencia, ingresando el mismo aprehendido en causa judicial que se inicio al momento de la agresión verbal y física sobre el uniformado».

La policía informó que una vez que el enfermero fue ingresado a la Comisaría División Sexta «comenzó a autoagredirse, quedando constancia de lo sucedido. Por otra parte el efectivo policial fue atendido en el nosocomio local resultando con una lesión cortante en su rostro sector de la oreja izquierda y nariz y golpe en una rodilla».

Señala que luego de cumplido el plazo legal de demora en la comisaría «el causante recuperó la libertad y quedo a disposición del Juzgado interviniente», y que el vehículo en el que se trasladaba el enfermero «fue incautado por falta de seguro obligatorio y patentamiento a disposición del Municipio local».