EL CALAFATE.- La concejal, Ethel Torres, cuestionó la decisión del gobierno de mantener la presencialidad combinada que «en la práctica se traduce en una clase presencial por semana sin clases por zoom, y con las escuelas abiertas solo para que los docentes cumplan horario», afirmó. Dijo que «con su decisión de no abrir las escuelas el gobierno profundiza la desigualdad». 

La concejal Ethel Torres se manifestó a favor de la vuelta a la presencialidad plena, con el aula como una sola burbuja y bajo «estrictos protocolos sanitarios por la pandemia», remarcó.

Cuestionó que en El Calafate «hace un año y medio que la educación no llega a todos por la decisión de las autoridades del Consejo de Educación de no autorizar la presencialidad en las escuelas», dijo. Añadió que las escuelas «hoy están abiertas solamente un día a la semana y recientemente agregaron un día más cada dos semanas con burbujas de hasta ocho alumnos por aula», precisó la edil de Encuentro Ciudadano que desarrolló su actividad labora como  docente y alcanzó la jubilación ocupando el cargo de vicedirectora. 

Torres señaló que «es muy fuerte el contraste que se aprecia hoy en nuestra comunidad: por un lado se abren las escuelas para que los docentes cumplan horario pero sin alumnos en las aulas, mientras que por el otro se habilitan los casinos o se autorizan otras actividades recreativas que si bien son necesarias, se supone que la prioridad debiera ser la educación«, señaló.

Recordó que en El Calafate no hay circulación comunitaria del virus y a la fecha (por ayer lunes) hay solo 6 casos activos incluida las represas, una curva de contagios que se mantiene en baja desde hace varios meses.

«En la mañana de ayer, acompañé a los padres que se manifestaron frente a la residencia oficial de la gobernadora, y percibí en los rostros de las personas que hay mucha tristeza y mucha impotencia por la falta de respuestas de las autoridades y sobre todo por la vulneración del derecho a la educación de sus hijos, que son el futuro de todos», sostuvo.

Se expresó preocupada «no solo por el presente de nuestra realidad educativa, sino también por las consecuencias que tendrá en los jóvenes que a esta altura ya perdieron un año y medio de formación regular y nada indica que de acá a fin de año este déficit se recupere», afirmó.

Por último se preguntó: «¿Qué más hace falta decir o hacer para que los funcionarios del CPE entiendan que cada día que se pierde en la formación de nuestros chicos, no solo genera ignorancia sino que ensancha la brecha de la desigualdad social?», concluyó la concejal Torres.