RÍO GALLEGOS.- Un violento enfrentamiento entre desocupados de la construcción y personas que actuaron desde el interior de la sede gremial UOCRA, se produjo esta mañana frente a la sede sindical. La pelea dejó como saldo vidrios rotos en autos y locales, y varios detenidos tras el procedimiento policial. «No vamos a permitir estos hechos de violencia», dijo el ministro de Seguridad, Lisandro De La Torre.

Desocupados y adherentes al gremio UOCRA se enfretnaron esta mañana con palos y piedras, provocando daños en autos y locales próximos a la sede sindical de calle Alcorta de esta ciudad. La policía intervino y detuvo a varios manifestantes. La pelea se originó cuando obreros fueron a reclamar a la conducción del gremio y un grupo de personas desde el interior impidieron el ingreso de los manifestantes.

El ministro de Seguridad, Lisandro De La Torre, se hizo presente en el operativo «Nosotros como Estado no vamos a permitir ningún tipo de hecho de violencia y todo esto va a ser puesto a disposición de la justicia como corresponde, para que evalúe cuáles van a ser los efectos jurídicos de esta situación”, precisó.

Explicó que “Se cruzaron dos facciones y tuvimos que intervenir muy rápido, con toda la fuerza policial de todas las dependencias y todos los grupos de operaciones”, expresó a medios locales.

Añadió que “Se actuó en simultaneo sobre las distintas facciones del conflicto y vamos a individualizar a todos los responsables que participaron de este hecho porque nosotros no vamos a permitir el uso de la violencia, mucho menos delictual, en el ámbito de nuestra localidad y de la provincia”, enfatizó.

Por su parte el ministro de Trabajo, Teodoro Camino, informó que se pusieron a disposición de los manifestantes para oficiar de intermediarios y encontrar solución al conflicto, pero que la mediación fracasó ante la persistencia de los reclamantes que pretendían ser atendidos por la conducción local del gremio.

“Junto a mi equipo de colaboradores fuimos predispuestos a escucharlos y dialogar, pero decidieron mantenerse en una postura cerrada y sólo apuntaban contra la dirigencia de UOCRA”, precisó Camino.

Según el ministro Camino se les comunicó a los manifestantes que hubo avances para coordinar entrevistas de trabajo y el paso siguiente era concertarlas junto a los futuros postulantes, pero “rechazaron esa propuesta y una posible mesa de diálogo para trabajar en las respuestas”. 

 De esta manera, Camino recordó que “el diálogo con los trabajadores es permanente y abierto desde el Ministerio de Trabajo”, y consideró que “más allá de las peticiones laborales, claramente estaban motivados por intereses contra la actual dirigencia del gremio de la construcción”.