SANTA CRUZ.- Responsables del Banco Santa Cruz concurrieron a la Cámara de Diputados a dar explicaciones sobre las estafas contra clientes de la entidad y revelaron que fueron 60 los casos detectados por un monto de aproximadamente 10 millones de pesos. Consideraron que «son pocos» los casos de estafa en el volumen de operaciones del banco, y manifestaron que no es posible la devolución del dinero. Entre las víctimas de las estafas hay jubilados.

Bruno Ruggeri, director del Banco Santa Cruz en representación de la Provincia, y el síndico Raúl Clavero, junto a Ramón Carrizo y Pablo Alarcón, comisarios del área de informática de la policía, concurrieron a la Cámara de Diputados a exponer sobre las estafas de las que fueron víctimas clientes de la entidad.

A pesar de los reclamos de las personas perjudicadas, quienes manifestaron su desconocimiento de las operaciones de créditos el banco procedió a descontarle las cuotas de los mismos.

La presencia de los representantes del Banco fue a instancias de un pedido del diputado Gabriel Oliva, ante la ola de reclamos de personas que fueron víctimas de maniobras fraudulentas con la toma de préstamos gestionados a través de la sustracción de sus datos de identidad.

«Mantendremos el reclamo de que nuestro banco no puede responsabilizar a sus clientes por problemas de seguridad informática», remarcó el legislador.

Ruggeri y Clavero explicaron que hubo alrededor de 60 casos, con un pico en septiembre que después bajó gracias a las medidas que se tomaron y calculan que son la suma total del dinero sustraído es de alrededor de unos 10 millones de pesos.

Mostraron un informe con algunas medidas que se tomaron en el Banco después de estos eventos. Un dato que aportaron es que la incidencia de las operaciones fraudulentas es de alrededor del 0,004%, lo cual consideraron que son “muy pocos”.

«Aceptaron que para los damnificados es poco consuelo», manifestó el diputado Oliva, quien consultó a los funcionarios del Banco Santa Cruz: «por qué si eran tan pocas las personas estafadas no se tomaba la política de devolver ese dinero», en lugar de proseguir con los descuentos de las cuotas de préstamos que no tomaron.

El legislador consideró que no fueron contundentes y claras las explicaciones de los funcionarios del Banco Santa Cruz, ya que no quedó bien claro «cuál va a ser la política más que el analizar caso por caso para ver si hubo delito y fraude», sostuvo.

Según su punto de vista con su actitud, el banco «vuelve a culpabilizar a cada una de las personas por un algo que consideramos es una responsabilidad del Banco que debe prever estas pérdidas que son para la entidad insignificantes y representan dinero alimentario para los empleados y jubilados», señaló.

«La Cámara de Diputados fue clara en pedir que se devuelva el 100% de la suma sustraída, pero la decisión del Banco privilegia más su rentabilidad», remarcó Oliva.

Dijo que el banco sigue siendo controlado por privados «a pesar de que es nuestro en un 49%, por eso desde Encuentro Ciudadano venimos sosteniendo que un banco así hace poco por el desarrollo de la Provincia y presentamos varios proyectos de ley para recuperar el control», expresó.

No obstante destacó que la reunión con los funcionarios del Banco Santa Cruz «más allá de los puntos que observé, fue una reunión positiva porque es un avance y ha quedado un canal abierto«, indicó, al tiempo que remarcó que «es importante hacer la denuncia administrativa en Defensa al Consumidor y una denuncia a través de un abogado».