RÍO GALLEGOS.- Un grupo de personas presentó un amparo en la justicia federal para que se exija a las autoridades que abran las fronteras terrestres entre Argentina y Chile, por razones humanitarias. Quieren ver a sus familiares a quienes no visitan desde hace casi dos años.

Con el patrocinio de los abogados, Diana Huerga Cuervo y Javier Stoessel un grupo de personas presentó un amparo ante la justicia federal para que ordene a las autoridades nacionales la reapertura de las fronteras terrestres, para que puedan recibir o visitar a familiares a quienes no ven desde que se desató la panemia en marzo de 2020.

La demanda busca eliminar las limitaciones normativas y de hecho existentes en la República Argentina, las que consideran discriminatorias «y con descuido a los valores y derechos fundamentales de integridad y protección familiar» con que son ejecutadas las normas
dictadas para prevenir la propagación del COVID 19.

Sostienen que las medidas dispuestas por las autoridades sanitarias, «afectaron de modo ilegal y con arbitrariedad manifiesta el derecho a ingresar y salir del paíslibertad ambulatoria-, con afectación y violación del derecho a la protección familiar, con apartamiento de los principios constitucionales y convencionales de protección a la integración familiar, protección a la identidad cultural y social;  y con afectación al principio de no discriminación», reza el amparo.

Piden que se abran los Pasos de Integración de Monte Aymond), Cancha Carrera– Río Don Guillermo; Dorotea y Río Jeinimeni.

También piden que la justicia convoque a una audiencia a las partes para que la demandada escuche a los amparistas.

Si bien los firmantes de la demanda contra el Estado nacional son cinco personas, se aclara que en Santa Cruz existen aproximadamente 150 personas que reclaman la reapertura, «el motivo para circunscribir el amparo a 5 actores, fue determinado por cuestiones operativas», precisan.

Discriminación.

Alegan que «por vía aérea y marítima se puede ingresar y salir de nuestro país pero no así por las vías terrestres, generando una clara discriminación entre quienes pueden costear esos pasajes y quienes no, además de la escasa conectividad aérea que nuestra región en general. Hoy con el pretexto del cuidado de la salud mantienen los pasos fronterizos cerrados, invitándonos a realizar enormes viajes aéreos que implican trasladarse hasta la capital, es decir hasta Aeroparque, de allí a Ezeiza, para viajar hasta Santiago de Chile y viajar al sur con el enorme costo económico que esto conlleva.

Las distancias terrestres que nos separan hoy son acotadas, 40 km, 4 km, 260 km y nos invitan a recorrer medio país de un lado y medio del otro para poder reencontrarnos con nuestras familias.

Los amparistas son miembros del colectivo «Queremos ver a nuestros familiares», que se constituyó en varias ciudadades de la Patatagonia a ambos lados de la cordillera.

Fundamentos del amparo

Somos personas que intentan ver a sus hijos, nietos, padres, hermanos, y grupos
familiares primarios transnacionales producto del desarrollo histórico cultural de la región sur de Argentina y Chile (Patagonia Austral); realidad cultural, social e histórica que no fue respetada en la ejecución de las políticas sanitarias del COVID 19 impactando negativamente en el debido respeto de la dignidad humana.

Con ello igualmente destacamos que no somos los únicos afectados, pues la conformación y existencia de grupos familiares primarios con miembros residentes –temporarios, permanentes o estacionarios- en uno y otro lado de la frontera, es producto histórico, social y cultural de la
comunidad humana que se instaló, conformó y fue desarrollando en la Patagonia Austral (Argentina y Chilena) con alta movilidad transnacional, muestra de lo cual son los censos (de acceso público) de nuestra provincia, que dan cuenta del intenso fenómeno migratorio y movilidad entre la frontera política..

Citan «el penoso caso del caso del Sr. Santiago Foitzick quien perdió la vida intentando cruzar el
Rio JEINIMENI (Los Antiguos) para ver a su padre enfermo en Chile, quien se encontraba a pocos
kilómetros pero sin poder verlo hacia año y medio, es muestra acabada de ello (el hecho, tuvo
repercusión pública, a que puede consultarse, entre tantos otros lugares en el siguiente link:
https://laopinionaustral.com.ar/edicion-impresa/caso-santiago-foitzick-chile-habilitara-el-paso-porel-rio-jeinimeni-446956.html

Remarcan que ya fueron varias las actividades que se reanudaron en los últimos meses,

Cuentan que progresivamente se fueron autorizando la realización de distintas actividades,
«comenzando el dictado de clases, eliminándose los días para circular e ir a lugares de
abastecimiento, restaurantes, actos públicos, eventos privados y un sin fin de aspectos que
culminaron con retomar el normal curso de la vida cotidiana -inclusive con eventos masivos como el realizado el fin de semana pasada en Río Gallegos con la asistencia de miles de personas residentes y no residentes a recitales públicos organizados con el Municipio local, siendo la única medida persistente aquellas vinculadas con la los resguardos de distancia y cuidados de higiene, y sanitización, decidimos comenzar reclamar a las autoridades públicas por la apertura de los pasos terrestres en Santa Cruz».

Los amparistas se reunieron con el Ministro de Gobierno Leandro Zuliani «quien corroboró que el Estado de Santa Cruz presentó protocolos sanitarios a Nación pero que a la fecha no habían obtenido respuesta», señalaron.

Mientras avanza la temporada turística y se aproximan las fiestas de fin de año y el comienzo del período de vacaciones, aún no hay certezas de la apertura de las fronteras terrestres con Chile mientras ese país ya tiene fechas y protocolos sanitarios previstos. Desde el 1 de noviembre están habilitados los vuelos desde el extranjero, incluido Chile.