EL CHALTÉN.- Adosac exige al gobierno la inmediata derogación de las resoluciones 146/22 y 147/22 que exigen el esquema de vacunación a alumnos y docentes como requisito condicionante para asistir a las escuelas; «obstaculizan el acceso a la educación y al trabajo y no garantizan el no contagio», expresó el gremio.

La Adosac provincial emitió un documento en el que rechaza en duros términos las resoluciones 146 y 147 emitidas por el Consejo de Educación en conjunto con el Ministerio de Salud que exigen a alumnos y docentes el esquema de vacunación para poder asistir a las escuelas.

«Exigir la vacunación y/o un hisopado semanal negativo para el acceso al dictado de clases no
garantiza el no contagio,
mucho menos si pensamos en que éstos pueden darse en contextos que no son específicamente el ámbito escolar», señaló el gremio sobre las nuevas normativas que implementó el gobierno horas antes del inicio lectivo en El Chaltén y que provocó el rechazo de padres y alumnos.

Para Adosac, las nuevas medidas «lo único que generan es la obstaculización en la igualdad de oportunidades entre los docentes y los alumnos, ya que la virtualidad y el nuevo eufemismo de
las “aulas hibridas” que se proponen como alternativa a la no vacunación, ante la falta de inversión e insumos se convierten en un inconveniente y no en una solución», argumentan.

Ayer la presidenta del Consejo de Educación, Cecilia Velázquez, ratificó las resoluciones: «respetamos el derecho de los que no quieren vacunar a sus hijos porque consideran que no es una alternativa, pero también respetamos el derecho de los que sí se han vacunado para garantizar la continuidad de los 190 días de clases y generar situaciones de aula seguras”, remarcó.

En otro punto del documento denuncia que la medida «vulnera el mormal acceso al derecho a la
educación impidiendo el dictado de clases en las instituciones del período especial», al tiempo que advierte que las cuestionadas resoluciones, «se extenderá a las escuelas del periodo común».

Adsoac considera además, que se genera una discriminación entre docentes y alumnos dentro del sistema educativo, y que las cuestionadas resoluciones «se contradicen con las decisiones
tomadas durante el año 2021, momento en el cual se permitió y fomentó la presencialidad plena sin esquema de vacunación completa, ni solicitud de hisopado».

Para el gremio «tanto los docentes como los alumnos mantienen una vida social activa fuera de la escuela, donde es imposible controlar y regular lo que se objeta en las resoluciones emitidas»

También critica el retorno a las “clases virtuales, las aulas hibridas y/o otras alternativas pedagógicas” las que considera que «se traduce en la sobrecarga laboral de los docentes y por ende en un nuevo intento de flexibilización laboral, colocando en la persona de los trabajadores el peso de las decisiones inconsultas e incoherentes que se toman desde el CPE», enfatizan.

Por último la Adosac señala que «imponer estos requisitos para tener derecho a la educación no parece ser propio de un gobierno que se auto percibe como democrático y garantista por el contrario, estas prácticas son segregacionistas y solo perjudican a la comunidad educativa», y exigen que se dejen sin efecto las resoluciones y que se de prioridad a la educaciòn libre, gratuita y laica.