SANTA CRUZ.- La dedición sobre la hora de las autoridades provinciales de exigir el pase sanitario en las escuelas, está amparada en atribuciones que el gobierno nacional delega en las provincias, las que «podrán definir medidas de acuerdo a la situación sanitaria». De este modo el gobierno ratifica la exigencia del pase sanitario en las escuelas. La medida rige en EL CHaltén donde se aplicó de manera improvisada provocando rechazos en la comunidad educativa que incluso ya transitan la via judicial.

Tras participar de la reunión del Consejo Federal de Salud donde se defininieron los protocolos sanitarios para el inicio de clases, el ministro de Salud, Claudio García, y el vicepresidente del Consejo de Educación, Ismael Enrique, afirmaron que «serán las carteras provinciales las encargadas de definir las medidas de acuerdo a la situación sanitaria de cada jurisdicción».

En ese marco Santa Cruz resolvió aplicar la exigencia del esquema de vacunación para alumnos y docentes de las escuelas, como condición para ingresar a las aulas. La medida ya fue puesta en práctica esta semana en El Chaltén donde provocó el rechazo de padres, alumnos y docentes, ya que se informó la noche del domingo, previo al inicio del ciclo lectivo al día siguiente.

Durante el primer día de clases se vivieron momentos de tensión entre los directivos y los padres, ya que muchos se enteraron en ese momento que sus hijos de Jardín de Infantes o Primario, no podían permanecer en la escuela porque no tenían aplicada la vacuna contra el Covid.

Desde entonces se sucedieron las manifestaciones de protesta de los padres que junto a docentes y el Centro de Estudiantes se conformaron en asamblea permanente para llevar adelante acciones y reclamos en pos de la derogación de las resoluciones 146 y 147 por considerar que vulneran el derecho a la educación y al trabajo, y porque discriminan a los alumnos no vacunados.

Lo que resolvió el Consejo Federal de Salud.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti y su par de Educación, Jaime Perczyk, presentaron ayer el Protocolo Aula Cuidada y Segura para el Manejo y Control de COVID-19 en establecimientos educativos en los niveles inicial, primario y secundario.

El COFESA determinó la eliminación de las burbujas, la continuidad del uso de barbijo, y estableció que las escuelas deberán hacer un relevamiento  de la vacunación de docentes y estudiantes, entre otras recomendaciones contenidas en 14 puntos ninguno de los cuales incluye la exigencia de la vacunación como condición para el ingreso a las aulas.

Los puntos centrales del protocolo «Aula Segura», para la prevención y control de Covid-19 en establecimientos educativos de los niveles inicial, primario y secundario.

No obstante «este protocolo establece lineamientos marco, pero cada una de las provincias podrá definir otras medidas de acuerdo a la situación sanitaria particular», informó ayer la oficina de prensa del gobierno provincial.

Los funcionarios provinciales insistieron en la importancia de la vacunación de los estudiantes entre 3 y 17 años«.

Claudio García, explicó que “a través de la gran campaña de vacunación iniciada en escuelas de toda la Provincia buscamos alcanzar un presentismo protegido, aumentando los niveles de inoculación en niños, adolescentes y personal educativo, lo que nos permitirá contar con aulas seguras de forma continua durante el ciclo 2022”.