RÍO GALLEGOS.- Seis expresidentes y el actual mandatario, Alberto Fernández, quedaron eternizados en una obra escultórica que simboliza el valor de la Democracia, que el municipio emplazó en la costanera local. Raúl Alfonsín quien porta una constitución bajo el brazo, tiene un lugar relevante en la obra del escultor, Jerónimo Villalba. Fue inaugurada hoy por el intendente, Pablo Grasso y autoridades provinciales. No estuvo la gobernadora, Alicia Kirchner.

El “Paseo de los Presidentes de la Democracia Argentina” es un homenaje a la Democracia recuperada en 1983 luego de la última dictadura militar. Del acto no participó la gobernadora, Alicia Kirchner, en su representación estuvieron los ministros, de Gobierno, Leandro Zuliani y el ministro de Economía, Ignacio Perincioli.

«Cada uno marcó momentos de la historia para bien o para mal, pero fue respetando la voluntad del pueblo», dijo el intendente Pablo Grasso en su discurso en referencia a los expresidentes, y aclaró: «Yo voté a tres de los que estan acá. Asi que después saquen las conclusiones», dijo.

Luego convocó a «seguir construyendo una ciudad con más democracia y respeto, y el que piense distinto piense disinto pero poder trabajar para que la ciudad refleje el pensamiento de todos», reseñó el jefe comunal.

De este modo Alfonsín, Carlos Menem, Fernando de la Rúa, Kirchner, Cristina Kirchner, Macri y el actual presidente Alberto Fernández formarán parte del paisaje urbano de la ciudad que dio al país dos presidentes. 

En el video de presentación se escchan pasajes de discursos de los mandatarios homenajeados. Entre ellos, Néstor Kirchner, cuando anuncia el pago de la deuda externa, y Mauricio Macri, anunciando que pedirá un crédito interenacional. Fue editado por el municipio de Río Gallegos.

“La idea era que ninguna de las piezas sea más importante o destacada que la otra, que ninguna salvo la del presidente Ricardo Alfonsín, quien al ser el primer presidente del regreso de la democracia, lo ubicamos en el centro con la constitución en la mano y es rodeado por el resto de los presidentes electos que lo continuaron”, explicó a LA NACION el escultor Miguel Jerónimo Villalba, que hace un año y medio, y en absoluto hermetismo, trabaja en la realización de la obra.

El proceso lo inicié en Buenos Aires y hace tres meses las trasladé aquí para terminar el trabajo y realizar la instalación”, detalla Villalba quien en las últimas horas sorteó los imponderables del clima patagónico que dificultó la instalación de las esculturas.

Algunos presidentes se ven sonrientes, otros tienen el gesto más adusto. “Traté que haya un mix, como son siete, por lo general las figuras no tienen una sonrisa tan presente, yo a algunos los puse sonrientes otros no, no le di importancia al gesto, sino a la vestimenta. A que ninguno tenga preponderancia sobre el otro. Pero sí que Alfonsín está en el centro para remarcar su rol en el inicio del proceso democrático iniciado en 1983″, explicó el escultor.

Villalba, oriundo de Saavedra, Buenos Aires, ha venido varias veces a esta ciudad: en 2011 fue el autor de la escultura de Néstor Kirchner encargada por Rudy Ulloa Igor que se inauguró en el primer aniversario del fallecimiento en la plaza del Centro Comunitario del Carmen. El trabajo gustó tanto que la entonces presidenta Cristina Kirchner le encomendó otra escultura de Néstor Kirchner que en 2015 fue donada a la sede del UNASUR en Quito, que luego fuera retirada en 2019 por votación de la Asamblea Nacional de Ecuador y a posterior fue repatriada a Argentina. Villalba también es el autor de la obra “Homenaje a los caídos por la libertad”, en homenaje a los peones rurales asesinados en las huelgas patagónicas entre 1920 y 1921.

Leer la nota completa en La Nación.