SANTA CRUZ.- El diputado Gabriel Faty Oliva contrastó la gira por Israel de la gobernadora Alicia Kirchner para participar de actividades sobre el manejo del agua, con la realidad que vive Caleta Olivia que padece una histórica falta del recurso. Cuestionó el vertido de líquidos cloacales en la costanera de la ciudad, y la utilización del agua para abastecer la usina local.

«Está bien que la gobernadora haya ido a Israel», expresó hoy el diputado Gabriel Faty Oliva, en una declaración en la que custionó que Alicia Kirchner no haya convocado a expertos en el manejo del agua para que la acompañe en la gira.

«Yo hubiera elegido llevar a ingenieros jóvenes a y no a Michudis (Nicolás, director de Servicios Públicos), un funcionario que se irá en el mejor de los casos el año que viene, si es que no hace otro asado antes», ironizó sobre la participación de Michudis en una reunión social en plena pandemia que motivara que la gobernadora le exigiera la renuncia como presidente de la empresa a la que luego retornó con un cargo menor.

Oliva señaló que la visita de Alicia Kirchner a una planta de ósmosis inversa en Israel, «sirvió para el autoelogio», ya que la gobernadora pudo exibir que en Santa Cruz existen dos plantas similares y que son las únicas en el país.

Sobre este punto el diputado Oliva comentó que visitó la planta de Ósmosis de Caleta Olivia, «y es cierto que junto con la de Deseado se basan en un proceso de tecnología avanzada, que desaliniza agua de mar y produce para Caleta un tercio del agua que necesita la ciudad», reconoció.

Aunque observó: «pero al lado de la planta, una usina alquilada nos recuerda que cada litro de agua se obtiene de la quema gas oil, y que en el mediano plazo tenemos que buscar una solución de fondo, más sustentable», criticó el legislador de Encuentro Ciudadano.

Otro de los puntos que visitó la gobernadora fue una planta de reciclados de residuos, «Santa Cruz tuvo plantas de reciclado pero las abandonamos todas, la mayor parte de los residuos cloacales hoy ni siquiera tiene tratamiento, y se vierten crudos al mar o a lagunas«, denunció el legislador, y publicó una foto en la que se aprecia «la pluma de residuos que emergen de la cloaca a cielo abierto en la costanera de Caleta, a la salida de lo que fue la planta de tratamiento de la ciudad».

Concluyó con una apelación «El agua es valiosísima, y más en la Patagonia semiárida. Tenemos que producirla contaminando lo menos posible, usarla con eficiencia y sabiduría, y reciclarla, para que no envenene las costas y los estuarios y sirva para forestacion y agricultura. Ojala se hayan traído ideas sobre esto también».