28 DE NOVIEMBRE.- A raíz de las críticas que recibió por percibir un sueldo de 360 mil pesos, el intendente, Fernando Españón, firmó un decreto que dispone reducir su salario en un 50%. En el mismo instrumento legal pide a la gobernadora, Alicia Kirchner, a los ministros, diputados y concejales que dicten una medida similar «como gesto hacia nuestro pueblo». Españón mantiene un conflicto con el gobierno provincial que no le suministra los fondos para aumentar los salarios de los municipales.

«La discrecionalidad con que el Gobierno de la Provincia de Santa Cruz dispone de los adelantos de coparticipación para los municipios donde con algunos colabora para ayudar a lograr un incremento salarial, y a otros los deja en un ahogo financiero sin brindar ayuda; como en el caso del Municipio de 28 de Noviembre», dicta el primer párrafo del Decreto N° 1035/2022 que firmó ayer el intendente, Fernando Españón a través del cual dispuso la rebaja de un 50% de su sueldo, los secretarios y los concejales.

La medida -ad referéndum del Concejo Deliberante- la dispuso el jefe comunal en el marco de la disputa que mantiene con el gobierno provincial por la falta de envío de fondos coparticipables para que pueda aumentar los suedos de los municipales.

El reclamo comenzó hace una semana cuando el jefe comunal viajó a Río Gallegos para pedir ayuda financiera al gobierno, a quienes planteó que la provincia distribuía fondos de modo discrecional, y puso como ejemplo que el municipio de Río Turbio, distante 15 kilómetros de 28 de Noviembre recibía dinero para aumentar los salarios de los municipales cuyos sueldos según dijo, duplican a los que perciben los trabajadores de su localidad.

Argumenta que su pedido el Ejecutivo Provincial de adelantos de coparticipación u otros fondos es «para poder sacar de la pobreza a los empleados municipales y sus familias».

Hace dos semanas Españón se movilizó hasta casa de Gobierno junto a un grupo de municipales, para pedir asistencia financiera para abonar salarios. «un compañero municipal gana 30 mil pesos y ya no da más», dijo el jefe comunal.

En el medio del cruce con el gobierno provincial, trascendió que el intendente percibía un sueldo de 360 mil pesos.

En otro de los considerandos del decreto, Españon afirma, «vemos como una burla la pantomima …..de enviar personal a ver las cuentas municipales, cuando el Ejecutivo municipal siempre manifestó  estar dispuesto a ello; y retirarse la comitiva provincial sin llevarse la documentación solicitada que le fue entregada y puesta en mesa de trabajo; y que luego el municipio con buen sentido de razonamiento y por voluntad intrínseca tuvo que llevar a la gobernación».

El intendente cuestionó que a raíz de su reclamo al gobierno provincial. «algunos medios de comunicación esbirros a las pautas publicitaria; publican falsas noticias; y cuestionan la manifestación genuina de los trabajadores del Municipio de 28 de Noviembre», en alusión al acampe que los municipales están realizando en la vereda de Casa de Gobierno.

Entiende «que son los mismos actores políticos que critican la gestión múnicipal de 28 de Noviembre; los que Ilevaron al municipio a su estado actua».

Y entre los fundamentos por los cuales se redujo el sueldo, el intendente señala que «muchos de ellos ocupan hoy cargos políticos en organismos del Estado Provincial cobrando cuantiosas sumas remunerativas por el menor esfuerzo; y que su accionar en la comunidad solamente  es el de poner palos en la rueda».

Y concluye que «por ello el Ejecutivo Municipal entiende  que la medida a la que viene la presente, debe alcanzar también a los Señores Concejales (Deliberativo Municipal); y por resolución de estos; elevar también el alcance para el Diputado por  el Pueblo y Legisladores; como así también a los Ministros, funcionarios de los Entes del Estado Provincial; y a la gobernadora».