EL CALAFATE.- El propietario del comercio a quien el Consejo de Educacióncursó un pedido de 6300 kilos de pan para distribuir en las escuelas, rechazó el pedido de donación de 6300 kilos de pan «escapa a nuestra capacidad de producción», y pidió conocer el presupuesto de Educación. Luego que el propietario de la panadería hiciera público su malestar, el CPE dio marcha atrás con el pedido.

Bernd Ferstl, el propietario de la panadería a quien el Consejo de Educación pidió que le donara 6300 kilogramos de pan mensual para las escuelas de El Calafate y El Chaltén, rechazó el pedido de colaboración «por exceder ampliamente nuestra capacidad productiva», y en su respuesta solicitó a las autoridades el detalle del presupuesto con que cuenta el área de Educación.

Según el propietario del local PANtagonia, «ninguna autoridad de Educación se comunicó conmigo, solo fue una persona ayer al local a retirar la nota con el pedido de colaboración», comentó.

Esto motivó que enviara una respuesta por escrito a las autoridades, en la que expresa que el pedido «excede nuestra capacidad de producción», y «pedirles que nos manden vía email el presupuesto anual de CPE, para corroborar si se cumplen adecuadamente las obligaciones estatales de proveer a nuestros estudiantes de los medios adecuados para su exitoso desarrollo educativo».

Luego de que el comerciante hiciera público su enojo a través de las redes sociales, y se publicara la noticia el Consejo de Educación dio marcha atrás con el pedido alegando «que se trató de un error de gestión administrativa  que como tal recibirá el tratamiento que corresponde institucionalmente» explicaron.

El pedido del Consejo al comerciante era de un «un aporte regular «6330 kgs de pan» en forma mensual y hasta que finalice el corriente ciclo lectivo», para destinar a los sectores más vulnerables y cubrir la demanda de los 5090 estudiantes que cursan en escuelas de El Chaltén y El Calafate.

En su respuesta a la funcionaria firmante de la nota, Elizabeth Esther Medina, quien está a cargo de la Dirección Provincial de Responsabilidad Social del CPE, Bernd Ferstl, manifestó «Compensamos esta negativa con nuestra continua colaboración a la Provincia de Santa Cruz mediante pago del Impuesto al Ingreso Bruto, así como todos los demás impuestos nacionales que son coparticipados como base para una justa y transparente distribución social.

Además calificó de «inaceptable y vergonzoso, que el sello de nuestra Provincia, a la que aportamos los ciudadanos diariamente con nuestros esfuerzos, se vea malversado y vapuleado de esa manera».

» Vivimos en una Provincia que exporta petróleo, oro y diversos otros recursos naturales, y es incomprensible observar el bajísimo nivel de educación, que no es responsabilidad de los panaderos o demás trabajadores, sino exclusivamente de su conducción insensible y muy poco profesional, como bien pudo expresar su nota.

«Esperamos que esta comunicación sirva para una reflexión autocrítica de parte de su institución, para volver a enfocar su única y máxima responsabilidad: proveer y sostener una educación equitativa de excelente para todos nuestros jóvenes, que son el futuro de nuestra querida Provincia«, concluye.