PIEDRA BUENA.- La denuncia por supuesto acoso a un grupo de alumnas de la Escuela Industrial N° 12 por parte de un docente, fue tratada en reunión de padres con la directora Marina Pujadas, quien es a la vez hermana de la persona acusada. En un mensaje que envió a los padres la directiva atribuyó la situación a «rumores de acoso» que según ella hicieron circular las alumnas. La denuncia derivó el miércoles en sendos allanamientos tras los cuales el maestro implicado fue demorado por presuntamente intentar esconder evidencias. Ayer se hizo presente el superviso Regional Zona Centro del Consejo de Educación.

A raíz de la denuncia de un grupo de padres de alumnas de la escuela Industrial N°12 de Comandante Luis Piedra Buena contra un docente por presunto acoso, la directora del establecimiento Mariana Pujadas se reunió con padres de la institución: «comprenden que se trata solo de rumores y están muy conformes con la formación que se les brinda a sus hijas», escribió luego en un mensaje por whatsapp tras lo cual comunicó su decisión de «desintegrar» los grupos de whatsapp en razón de los acontecimientos ocurridos.

«lamentablemente un grupo de alumnas de la institución han hecho correr rumores de acoso, miradas y acercamientos indebidos de parte de algunos docentes», afirmó la directora quien es hermana del docente implicado.

En el mismo mensaje la directora emitió una serie de recomendaciones para los docentes, como por ejemplo: mantener distancia, sobre todo con las mujeres; no tocar, abrazar, o saludar con un beso a ningún alumno, no hablar de temas que no sean de índole escolar, no realizar comentarios o halagos particulares a ningún alumno, no obsequiar nada a los alumnos, dentro o ufera de la institución sin la autorización de los padres, y mantener una actitud profesional y de respeto frente al alumnado.

Luego de esta comunicación a los padres, la directora decidió «desintegrar» los grupos de whatsapp de la escuela.

Según publicó en su página información en facebook, Piedra y Camino, en los testimonios que obran en la denuncia, las alumnas acusaron al profesor de proferir «halagos, insinuaciones, miradas, mensajes privados, obsequios y acercamientos indebidos», conductas que para la directora Marina Pujadas podrían haber sido malinterpretadas por las alumnas.

Posteriormente, se hizo presente en el establecimiento el Supervisor de Escuelas Técnicas Zona Centro Ricardo Benítez, quien se puso a disposición de los padres.

Tras la denuncia de los padres en la Fiscalía, se establecieron medidas cautelares y en horas de la noche del día miércoles 11 de mayo, se procedió a realizar dos allanamientos ordenados por el Juez, Renato Manucci, uno de ellos en el domicilio del acusado quien habría tratado de deshacerse de elementos informáticos que podrían ser utilizados como evidencia.

Ante éste accionar, el Juez Manucci resolvió que el docente quede demorado en la comisaría 1ra. Durante el mediodía del jueves, el acusado recuperó la libertad.