SANTA CRUZ.- Para el legislador, ya es un hecho que el Frente de Todos aprobará este jueves en la legislatura, el proyecto de creación de un nuevo pueblo en la zona de Tucu Tucu, y manifestó su postura en contra de la iniciativa, que según dijo: «no beneficia a nadie más que a algunos amigos del poder para hacer futuros negocios». El proyecto aun no cuenta con los estudios de evaluación previa, ni está localizado el área donde se proyecta enclavar el poblado.

El diputado Daniel Roquel aseguró que en la sesión de este jueves el oficialismo «aprobará sobre tablas el proyecto de creación de un nuevo pueblo en la zona del Tucu Tucu», y planteó su oposición a la iniciativa «porque solo beneficiará a algunos amigos del poder para hacer futuros negocios», enfatizó.

Consideró que la iniciativa «no tiene ningún tipo de justificación y que le demandaría al pueblo de Santa Cruz miles de millones de pesos. Mientras por otro lado vemos ciudades sin pediatras, sin ginecólogos, sin traumatólogos, sin cirujanos, sin anestesistas. Vemos ciudades sin autobombas ni recursos para nuestros bomberos y policías», argumentó. 

Se trata de una iniciativa impulsada por el Frente de Todos que aun no cuenta con los estudios de evaluación previa, que están realizando expertos y académicos de la Universidad local y que concluirán a fines de junio, según informó ayer el gobierno.

«Esto implicaría un impacto ambiental que no se ha estudiado y un gasto exorbitante de recursos», sostuvo el jefe de la bancada de la oposición cuyos legisladores se reunieron
con los productores rurales de la zona cordillerana lindante al área de impacto del proyecto.

La larga lista de demandas que el legislador reclamó que sean atendidas por el gobierno.

«Vemos escuelas que no funcionan por falta de gas, de agua, de luz, problemas de infraestructura, invasión de chinches, baños clausurados, vemos salarios docentes y estatales por debajo de la línea de pobreza. Vemos obras de hospitales (Piedra Buena y Río Gallegos por ejemplo) sin terminar hace años. Vemos rutas destruidas y sin ningún tipo de mantenimiento desde hace décadas», enumeró Roquel.

«Nos resulta realmente increíble que se avance con una iniciativa que no beneficia a nadie más que a algunos amigos del poder para hacer futuros negocios».

«El pueblo de Santa Cruz tiene urgencias, tiene necesidades. Hay familias calefaccionándose con carbón, con madera. Familias que apelan a la buena voluntad de otros vecinos para no congelarse en el invierno. Familias que se alimentan en merenderos y comedores. Familias sin trabajo», concluyó.