EL CALAFATE.-  El proyecto de ley que establece un régimen de jubilaciones diferencial para combatientes de incendios forestales y/o rurales, tuvo dictamen favorable en comisiones del Senado, lo que fue celebrado por brigadistas de El Chaltén. La normativa establece la edad jubilatoria en 57 años los varones y 50 años las mujeres, aunque el personal aspira a 50 para varones y 47 para mujeres: «es muy grande el sacrificio que se realiza en este rubro, por ello resulta fundamental que los combatientes puedan acceder a este derecho», se lee en el dictamen.

Ayer la Comisión de Trabajo y Previsión social del senado trató el proyecto de régimen previsional diferencial para combatientes de incendios forestales y/o rurales, que estalece como límite de edad jubilatoria 57 años para los varones y 50 años para las mujeres. Ahora el proyecto cuenta con dictamen favorable, lo que significa un avance importante que pone a las puertas de su aprobación un beneficio que alcanzaría a 900 trabajadores.

Los brigadistas del Parque Nacional Los Glaciares celebraron la noticia, y siguen con expectativas el tratamiento del proyecto que atiende las particularidades de una actividad que se enmarca dentro de las labores de riesgo que la legislación argentina suele contemplar en regímenes especiales a la hora del retiro laboral.

Aunque la aspiración de los trabajadores es que la edad jubilatoria sea de 50 años para los varones y de 47 años para las mujeres.

«El pedido surge de un acuerdo entre brigadistas de todo el país. Además solicitamos que nuestra actividad sea considerada trabajo de riesgo, y que no sólo incluya trabajo de línea en el fuego, ya que hay brigadistas que hacen tareas de emergencia sobre todo en el Sur del país», señalan.

«Además de una capacitación especial requiere de una alta capacitación y entrenamiento físico, lo que lleva a cambiar personal con una antelación diferente a otras profesiones. Este trabajo es considerado una labor de riesgo por la presencia de fuego, gases tóxicos y altas temperaturas entre otras características», explicó la senadora Silvina Larraburu, autora del proyecto que fue unificado con una iniciativa similar del senador por Jujuy, Mario Raymundo Fiad.

Por su parte el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, expuso ante los senadores a favor de la iniciativa en debate, «pensar en una jubilación anticipada es pensar también en la integridad del combate del fuego».

Consideró que «es bueno hacer hincapié en revertir la idea de que el fuego lo apagan los aviones. A los fuegos forestales los apagan los y las brigadistas, y los medios aéreos son un complemento muy importante».

Cabandié explicó, respecto a las políticas que lleva adelante la cartera que conduce, que «estamos trabajando fuertemente para que el Estado nacional, a fin de año, compre aviones para estos fines; ya entregamos 700 mudas de ropa ignífuga para brigadistas y estamos en proceso de licitación y compra de 2000 mudas más, de herramientas específicas, y de tres camiones operativos». Asimismo, contó que «abrimos 3 brigadas más en San Luis, en Santa Ana y en Misiones y duplicamos la cantidad de brigadistas».

El funcionario manifestó que «lo mejor que podemos hacer, es fortalecer el sistema de lucha contra incendios forestales, con equipamiento, con presupuesto, con salarios acordes, pero también pensar en términos preventivos».

La senadora Di Tullio, quien preside la Comisión que trató el proyecto, explicó que recibió algunas propuestas de modificación y se decidió pasar a un cuarto intermedio para que continúe debatiéndose en asesores.

Brigadistas continúan con sus reclamos de incorporar más personal e insisten con la provisión de indumentaria adecuada.

Centro de visitantes Ceferino Fonzo

«Este mes de julio podemos comunicar nuestra alegría al haber logrado algunas de las demandas que presentamos a los mandos altos y medios del Parque Nacional Los Glaciares», expresaron los brigadistas en un comunicado.

Enumeraron los reclamos que fueron atendidos por las autoridades de PN, respecto del derrame de efluentes sanitarios en el Centro de Visitantes “Ceferino Fonzo”, «estuvo roto mucho tiempo vertiendo líquido», detallaron.

El lugar es utilizado tanto por el personal como por los turistas que visitan el lugar.

Los brigadistas informaron que luego de elevar las Actas a la Intendencia, comenzaron los trabajos de arquitectos contratados por el Parque y de una excavadora con la que se hizo un pozo para analizar la mejor opción para la infraestructura, «se nos comunicó la decisión de construir un lecho nitrificante para tratar estos residuos», indicaron.

Destacan que «La limpieza de las oficinas, baños y espacios comunes mejoró notablemente con la nueva encargada de limpieza, ya que al finalizar el periodo de licitación de la empresa de Río Gallegos no se le renovó el contrato por su mal desempeño».

«Las condiciones de trabajo en el Centro Operativo Lago Viedma se habían tornado insoportables y por eso realizamos Asambleas Guardaparques, Brigadistas, personal Administrativo y Monotributistas».


En cuanto a la demanda de agua potable, el Parque solicitó a Servicios Públicos un análisis del agua que finalmente dio por resultado “apto para consumo humano”, aunque no potable por presencia de Escherichia coli, «de cualquier manera se aceptó nuestra propuesta de techar el tanque australiano, para preservar la salud de quienes consumimos agua en horario laboral y para las familias de Guardaparques que habitan el predio», explicaron.


Otro de los reclamos era la regularización de la situación laboral de la empleada del Centro de Visitantes, «fue contratada como personal de administración, a partir de lo cual puede acceder a los Derechos Laborales básicos en el trabajo diario que realiza en el Parque Nacional para brindar la mejor información a turistas que vienen a disfrutar del área protegida».

Insistieron en la necesidad de designar brigadistas ya que la seccional tiene asignados contratos que se hallan vacantes por renuncias. En este punto detallan que a fines de junio realizaron un curso de Brigadistas «al que asistieron 10 personas interesadas en trabajar. Actualmente seguimos a la espera de la confirmación del regreso de esos contratos para sumar personal».

Entre los reclamos pendientes de respuestas, «aún queda tener acceso a los documentos redactados por la encargada de Seguridad e Higiene y las recomendaciones que suponemos propone para que contemos con condiciones de trabajo más seguras», señalan.

Añaden que «tampoco fueron respondidas las demás de indumentaria apropiada para el trabajo para cada sectorial».

Los brigadistas remarcan que continuarán con «la lucha por las mejoras de salarios de Guardaparques, Brigadistas, personal Administrativo para que nadie cobre por debajo de la canasta básica», y apelan a «la unidad y la confianza con que sostenemos estas demandas justas y que no buscan más que un espacio de trabajo digno, como lo mínimo necesario para quienes amamos la labor que realizamos».