SANTA CRUZ.- El gobierno destacó la sentencia que ratificó la condena a cadena perpetua del autor del crimen de Marcela Chocobar, y la condena a 15 años del partícipe secundario del hecho que conmovió a la sociedad de Río Gallegos.

El Ministerio de la Igualdad e Integración manifestó que «celebra la sentencia histórica en torno a la causa de Marcela Chocobar, que confirmó la condena por crimen de odio al imputado Oscar Biott e hizo lugar al pedido de la familia respecto a Ángel Azzolini, condenado a 15 años de prisión por su participación en el crimen de odio».

Marcela Chocobar desapareció el 06 de septiembre de 2015 a la salida de un bar de Río Gallegos, una semana después, dos huesos y su cráneo dos huesos y un cráneo fueron hallados en un baldío.

Los investigadores apuntaron a dos hombres –Oscar Biott y Ángel Azzolini–, quienes la subieron a su auto a la salida del local. En primera instancia fueron procesados por homicidio simple. 

En junio de 2019 la justicia condenó a cadena perpetua por el asesinato de Marcela Chocobar a a Oscar Biott a quien encontró responsable de asesinar y descuartizar a la joven trans, y condenó a seis años de prisión a Angel Azzolini partícipe secundario del crimen. El caso fue calificado como transfemicidio y sentó precedente en la justicia provincial por ser la primera condena de odio de género, en tanto que los jueces recomendaron la creación de una Fiscalía de Género.

Tres años después el Tribunal Superior de Justicia, asumiendo su competencia positiva confirmó la cadena perpetua a Biott y condenó a Azzolini como partícipe secundario del delito calificado como odio a la Identidad de Género, desestimando el encubrimiento agravado  e imponiendo la pena de 15 años de prisión.

Para el gobierno el fallo representa «una decisión ejemplar con perspectiva de género y de derechos humanos que se constituye como antecedente fundamental a nivel nacional, además de que recaratula el expediente como homicidio agravado por odio a la Identidad de Género».

Desde el Ministerio de Igualdad, destacaron que «este fallo histórico es un acto de reparación para la familia de Marcela, marcando un antes y después para el colectivo de la diversidad, en especial para la comunidad trans, y nos compromete a continuar el camino hacia una justicia con perspectiva de género».

Con información de la Dirección de Prensa de Santa Cruz.