SANTA CRUZ.- La paritaria sectorial de Salud no arribó ni siquiera a una primera conclusión toda vez que el Poder Ejecutivo no llevó ninguna propuesta a la mesa de negociaciones con los gremios. Pidió insistentemente que los enfermeros abandonen el reclamo en el edificio del Ministerio de Salud. Los gremios pidieron además de los aspectos salariales y laborales, un informe del presupuesto destinado a Cóvid, los montos y destino de esos fondos, y también información fehaciente del plan de vacunación, dosis aplicadas y stock.

Luego de un conflicto que se extiende en el paso del tiempo en medio de la pandemia, con los enfermeros ocupando la sede del edificio del Ministerio en reclamo de deudas históricas y mejores condiciones de trabajo, el gobierno se reunió ayer con los gremios APROSA, APAP, UPCN, ATE Y ATSA, pero no acercó una propuesta ni salarial ni de ordenamiento laboral por lo cual los funcionarios solo se dedicaron a «escuchar» los reclamos de los trabajadores.

«Una vergüenza», calificó una fuente del hospital consulta por Winfo Santa Cruz, la reunión mantenida ayer con el gobierno, «lo único que fueron a pedir es que levanten la toma del ministerio condicionando las negociaciones», detalló.

Por el Ejecutivo participaron el secretario de Estado de Salud y Seguridad del Paciente, dr Germán Aballay, la Subsecretaria de la Función Pública, Claudia Paggi y la Subsecretaria de Acceso y Equidad en Salud, dra Laura Beveragi.

Los gremios remarcaron que las condiciones laborales del personal no solo insume riesgos sanitarios por la exposición al contagio, citaron el caso del fallecimiento por Covid, del esposo de una enfermera «se cumplió el peor de los miedos, el de llevar el virus a nuestras casas y afectar a nuestras familias», expresó en la reunión paritaria un representante de los enfermeros.

El eje principal del reclamo ques atraviesa a todos los gremios es la falta de personal que motiva la sobrecarga horaria y de guardias, el atraso en los montos con el que se liquidan esas tareas, y la falta de pago de trabajos realizados que no fueron abonados.

Aprosa, el gremio que nuclea a trabajadores de la Salud que también incluye a enfermeros, detalló estos reclamos.

ATE pidió a los paritarios del Ejecutivo, que en el marco de la «buena fe» que debe prevalecer en las negociaciones laborales, el gobierno informe sobre el presupuesto destinado a hacer frente a la pandemia, el monto y destino de los fondos remitidos desde Nación para afrontar el COVID.

Qué obras de infraestructura se realizaron o se proyectan; cuál es el aporte a los hospitales y puestos sanitarios; cantidad de personal contratado; información sobre el plan de vacunación, dosis aplicadas y en stock por localidad y el listado de códigos que se abonan a todos los trabajadores.

La posición del gobierno, que los enfermeros cesen en su reclamo en el ministerio de Salud.

Por su parte ATSA, el gremio de los enfermeros, manifestaron la imposibilidad de sustentar sus economías familiares con sueldos de «entre 30 mil y 50 mil pesos», y que ni siquiera habían cobrado el bono prometido desde Nación en abril de 2020.