RIO GALLEGOS.- Los médicos del Servicio de Neonatología del Hospital Regional de Río Gallegos decidieron bajar la complejidad en la atención del servicio para garantizar la atención de los pacientes, y organizaron la actividad ajustada a la carga horaria de los actuales profesionales del área. Tomaron la decisión a partir de la falta de pago de las guardias extras en su totalidad, y la situación que genera el insuficiente número de profesionales que no permite cubrir las licencias, ni las carpetas del personal.

La medida fue dada a conocer a la Dirección Médica del hospital a cargo del doctor Mauricio Fernández y a la Subsecretaria de Acceso y Equidad en salud a cargo de la dra Laura Berveraggi, a través de una nota elevada desde el servicio de Neonatología del HRRG la semana pasada.

Entre las medidas tomadas queda a la vista la escasez de profesionales, la falta de equipamiento y la sobrecarga horaria que tienen hoy los profesionales del servicio.

En la nota detallan situaciones por las que han atravesado en los últimos tiempos, y para evitar el deterioro del servicio explicaron que comenzarán a derivar a otros centros de Salud cuando la capacidad de atención escape al nuevo cronograma establecido.

«Las medidas están orientadas a garantizar la mejor calidad de atención para los prematuros por nacer, preservando nuestra capacidad como profesionales especializados y asegurar el buen funcionamiento de nuestro Servicio de Neonatología», detallan en la nota desde el Servicio Médico.

Entre las medidas que tomaron los neonatólgos establecieron que quedará un neonatólogo de guardia 24 horas en tanto que un segundo profesional solo realizará la internación conjunta de 8 a 13 horas.

También decidieron la baja de la complejidad del servicio, entre lo que puntualizaron que no mantendrán recién nacidos prematuros de menos de 1500 gramos, esos pacientes deberán ser estabilizados y derivados al igual que los que prematuros que nazcan de urgencia los que también deberán ser derivados.

«Además del número de médicos acotados ya no podemos asegurar las mínimas exigencias para mantener a los prematuros extremos», señalan en otro pasaje del petitorio elevado a las autoridades.

«Nutrición parenteral a tiempo / cirujanos pediátricos full time en el hospital / cardiólogo pediátrico full time / radiología o ecografías en el momento necesario».

Destacan la tarea de un médico que cubre los requerimientos incondicionalmente habiéndose jubilado y muchas veces sin cobrar los honorarios en tiempo y forma; y de otra profesional que «cubre los cubre los requerimientos cumpliendo sus guardias o pos guardias en terapia pediátrica sobreexigiendo la asistencia para cubrir la especialidad».

Citan el caso de un prematuro que pesó 770 gramos a quien no se le realizó una radiografía a tiempo para el tratamiento.

Informan que el número de pacientes internados se mantendrá en cinco como máximo, y que pasada dicha cantidad iniciarán la derivación de los mismos.

Por último solicitan al servicio de ginecoobstetricia que derive las embarazadas de alto riesgo, y/o por malformaciones que están compensadas en la sala o que provengan del interior.