Por Pilar Melano, voluntaria en los JJ. OO.  RIO DE JANEIRO.- Soy voluntaria en atletismo por lo tanto mi trabajo empieza el próximo viernes 12. Para calmar la ansiedad entre otras cosas soy hincha en los deportes que más me gustan. Hoy viví la experiencia de estar en el corazón de la hinchada al ritmo del «vamos vamos… Argentina, vamos vamos a ganar… » El voley se juega en el maracanzinho, justo al lado de la gran bestia que es el Maracaná. El partido empezaba a las 9.30 y en el metro de las 8 en Botafogo la lengua oficial era el español. Gente embanderada, pelucas celeste y blanco, bufandas, gorros y remeras de las selecciones de fútbol, rugby o básquet… Lo que fuese necesario para que Argentina jugara de local. Como siempre el ingreso está dirigido por voluntarios y custodiado por militares. Una vez adentro se arma la hinchada y uno empieza a entrar en calor con algunos cantitos a la vez que disfruta de ver de cerca a los jugadores. Tengo la impresión de que la hinchada está viva. En algunos momentos, cuando Rusia estaba adelante es imposible remitir un sonido. Uno piensa en alentar pero la voz no sale, aunque no debe ser tan así porque al final sonamos como viejos fumadores. Todos de pié, todos sentados, todos cantando, todos gritando, así es el ritual durante todo el partido. Como cuando termina el partido y los jugadores se acercan y se hacen fotos y saludan a sus amigos y familiares…

Quienes la conocen a Pilar Melano, la encontrarán en esta captura de pantalla de un video que filmó Olé. Ayuda: está con los brazos en alto

En algún momento hay que salir del estadio, nos saludamos con nuestros nuevos amigos, nos despedimos hasta la próxima vez que suene la campana. Hasta pronto. Captura de pantalla 2016-08-09 a las 7.39.56 p.m.