Por Pilar Melano, voluntaria en los JJ. OO. RIO DE JANEIRO.- Todos nos piden a los que estamos acá que volvamos con la foto con Usain Bolt. Por mi parte no lo veo fácil aunque ambos estamos en la misma ciudad y eso ya es un hecho necesario para tal cosa. Pero esa no es la única foto que todos quieren hacerse. En la playa de Copacabana están instalados los aros Olímpicos más fotografiados de la historia, claro que hay que hacer cola, una organización espontánea para que no salga en la foto uno, la playa, el mar, los aros y un par de desconocidos mirando otras cámaras en la misma imagen. Mucha gente con muchos teléfonos y sólo unos anillos. Como las medallas, pienso, poquitas para muchos. Por aquí cada tanto se oye que estos son los juegos más conectados de la historia. No sé si los más conectados pero sí los más fotografiados. A cada paso alguien sonríe con el brazo extendido frente a su teléfono, un grupo hace acrobacia para que nadie quede afuera y una pareja se besa y espía cómo se verá ese beso perfecto con el Cristo de fondo. Además o puede acceder a hacerse fotos como para, la tapa de c un diario, haciendo de herencia brasilero o tomarse una instantánea e imprimirla en tamaño papel afiche, llevársela a su casa o dejarla para que cubran una pared del puerto (ver foto) o el acceso a un estadio (ver vídeo). Con la excusa de comentar lo que todos sabemos, que estamos enselfizados, van algunas fotos de gente haciéndose fotos (de la llama olímpica incluida) y de un maravilloso mural, «etnias» de Kobra que es aún más cautivador e lo que parece. Hasta pronto!