11045354_650118848449059_5627840789632625189_nSi bien los colegios abrirán sus puertas y los docentes concurrirán a sus lugares de trabajo, la semana se inicia este martes sin el normal dictado de clases debido a que los maestros retendrán servicios «hasta que todos los maestros cobren el salario de septiembre, y se abonen los retroactivos de abril que aún se deben», de acuerdo a la resolución votada en el congreso de Puerto San Julián. La medida de fuerza se confirmó el viernes al término de la reunión paritaria en la que los docentes pidieron un aumento de 18.500 pesos para el cargo testigo,  y el gobierno negó toda posibilidad de otorgar incrementos salariales, argumentando las dificultades económicas por las que atraviesa la Provincia. Durante la negociación el gobierno comprometió un cronograma de pago que comienza el 12 de octubre con el pago del 10% retroactivo a abril pendiente al sector activo;  el 13 de octubre se pagará el mismo concepto a los pasivos;  «antes del 15 de octubre se completará el pago de haberes al sector docente»; y el 20 de octubre, se pagará a los activos los aumentos pendientes. Ante los reiterados incumplimiento de las actas firmadas en la Secretaría de Trabajo, la ADOSAC decidió mantener la medida de fuerza, hasta que el gobierno cumpla con el nuevo compromiso asumido.