Kirchner-Urribarri-Fuente-Ministerio-Planificacion_CLAIMA20131212_0223_29BUENOS AIRES. – El primo del fallecido ex presidente Néstor Kirchner, Carlos Kirchner, aseguró hoy que pretenden involucrarlo en delitos vinculados al detenido Lázaro Báez «por portación de apellido y para agregar un Kirchner a la lista de imputados», en un escrito que entregó al juez federal Julián Ercolini al ser indagado en el expediente donde se investiga la obra pública en Santa Cruz. Carlos Kirchner se presentó en el juzgado de Ercolini con su abogado, Alejandro Rúa, para cumplir con la citación a indagatoria en la causa por direccionamiento de obras públicas en Santa Cruz en favor de las empresas de Báez, dejó el escrito y no respondió preguntas En el texto, Carlos Kirchner sostuvo que pretenden involucrarlo en la causa para sumar «un Kirchner a la lista de imputados» y afirmó que nunca intervino en nada vinculado a la adjudicación de obras públicas nacionales a provincias, ni para Santa Cruz ni para ningún otro distrito, detalló un cable de la agencia Télam. Además, tomó distancia de todos los imputados en la causa, entre ellos la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, ya indagada en esta causa. «Ya expuse que, más allá del vínculo familiar y afectuoso con la señora Cristina, esposa de mi primo Néstor, no tengo ni tuve vínculo personal con ninguno de los imputados en el caso», sostuvo en el escrito al que accedió Télam. En tanto, sobre el empresario detenido Lázaro Báez dijo que lo vio en contadas ocasiones, la última de ellas en el entierro del ex presidente Kirchner, en octubre del 2010. Carlos Kirchner fue nombrado al frente de la subsecretaría de Coordinación Federal creada en el ámbito de Planificación Federal en el 2005. ¿Arrepentido de ser pingüino? Ante el juez, dijo que su rol fue el trato con municipios, que sólo tuvo seis empleados -él incluido- y que apenas en ocasiones vio al ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido o al ahora preso ex secretario de Obras Públicas, José López. «No tuve durante todo el tiempo que duró mi gestión en el ámbito del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación, ningún contacto, más allá de algún saludo casual, con el arquitecto De Vido, titular de la cartera», aclaró. En tanto, sobre López, Carlos Kirchner dijo que mantuvo «una relación en principio normal, aunque distante». «No había punto de contacto laboral ni relación personal entre nosotros, ni recuerdo haber ido a su despacho más de un par de veces en todos esos años, y siempre por estrictos motivos funcionales», agregó en el escrito, en el que, además, negó haber intervenido en temas vinculados a Báez. «No otorgué permisos irregulares a favor de las empresas de Lázaro Báez como se pretende, ni de ninguna otra, porque en verdad no estaba en la órbita de mi actuación otorgar tales permisos, ni irregulares ni regulares. En ningún caso», se defendió. La supersecretaría Por otro lado, remarcó que su Subsecretaría «se ocupó siempre e inexorablemente de obras públicas coordinadas con los municipios» en relación a «pavimentación del ejido urbano, cuando no a otras obras, pero nunca en rutas nacionales ni provinciales, en ninguna parte del país». La indagatoria de Kirchner había generado expectativas porque el ex subsecretario de Obras Públicas, Hugo Rodríguez, había declarado días pasados ante Ercolini que al primo del ex presidente se le creó una «supersecretaría» especial por la que pasaban las decisiones vinculadas a la obra pública. Pero en el escrito, Carlos Kirchner negó los dichos de Rodríguez y también se diferenció del jefe de ambos, el detenido López. «No tuve contacto laboral ni relación personal con ninguno de los otros funcionarios nacionales mencionados, ni tampoco con aquellos que se desempeñaran en el ámbito provincial. Puede ser que conociera que alguno de todos éstos era o provenía de Río Gallegos, pero reitero, no tuve contacto laboral ni relación personal con ninguno», manifestó. Además, agregó: «Del mismo modo, no tuve nunca ninguna relación con Lázaro Báez ni con sus hijos ni con ninguna de las personas antes identificadas que serían parte de su grupo, a quienes ni conozco. Al único que conocí y pude haber visto alguna vez en Río Gallegos fue a Lázaro Báez. La última vez recuerdo fue en el entierro de mi primo Néstor, pero reitero que nunca mantuve con él ningún contacto ni personal ni funcional».   Los cargos públicos en la provincia Durante los 11 años y 5 meses que duró la gobernación de Kirchner, Carlos Santiago fue el vocal del Poder Ejecutivo en el directorio del Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda de Santa Cruz (IDUV), cargo que mantuvo primero durante la gestión de José Luis Porto, hasta 1994, y continuó cuando ese año asumió el ingeniero José López. Carlos Kirchner fue nombrado en la presidencia del IDUV en 2003 por el entonces gobernador Héctor Icazuriaga (reemplazó en el cargo a Néstor Kirchner), hoy titular de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE). En diciembre de ese año, cuando Sergio Acevedo asumió en la gobernación, Carlos Kirchner fue confirmado en su cargo. Sin embargo, la relación con el gobierno de Acevedo fue más bien distante, aunque de todos modos durante 2004 la obra pública provincial siguió el mismo camino que el gobierno anterior. La gestión de Carlos Kirchner al frente del IDUV finalizó en diciembre de 2004 cuando partió a Buenos Aires, según información que trascendió en enero de este año, para desempeñarse en el Ministerio de Planificación que dirige Julio De Vido. En agosto de 2005 se publica el decretó con su nombramiento oficial, cargo en el que estaría hasta diciembre de 2015. Eso sí, ahora parece que no conoce a nadie.