Sin títuloEL CALAFATE.- Los padres de la escuela 73 pidieron la intervención de la Defensora Oficial Ethel Gassmann ante la falta de limpieza de edificio que obliga a la repetida suspensión de clases y pone en peligro la salud de los 780 alumnos que allí concurren. Ante el pedido que llegó hasta el Consejo de Educación, una funcionaria del área que viajó especialmente para atender la problemática, confesó lo inesperado: hay una lista de cien personas designadas a las tareas auxiliares en las escuelas, pero nadie sabe donde y como prestan esas funciones. La Directora de Personal Auxiliar del Consejo Provincial de Educación, Ana Barrientos, en conjunto con autoridades de Acción Social del municipio están realizando un relevamiento del personal auxiliar de los establecimientos de la localidad. Ante el reclamo de los padres que se reunieron en la escuela, se generó la visita y una promesa de atender la situación. “Pedimos la inmediata regularización de nombramiento y cumplimiento de funciones del personal dedicado a la limpieza y mantenimiento del establecimiento, dado que se registran solo cuatro personas que están efectivamente prestando servicios de limpieza”, detalla el grupo de padres y la cooperadora escolar en el acta 321/2016 que dejaron asentada ante la Defensoría Oficial de esta ciudad. La actual comisión de la cooperadora escolar “Surgir”, y las comisiones anteriores, han reclamado sobre la situación del establecimiento con notas elevadas al CPE, a los presidentes Silvia Sánchez y Roberto Borselli, a la vocal de los padres, Valeria Felgueroso, a la Supervisora de Nivel, María Clara, y a la Dirección de Personal Auxiliar, a través de notas en las cuales pedían que el edificio se encuentre en condiciones para que los alumnos puedan desarrollar sus aprendizajes en espacios de calidad. “Como padres estamos muy preocupados por la falta de limpieza e higiene en el establecimiento necesaria para que nuestros hijos desarrollen las actividades de aprendizaje y también toman la merienda y el desayuno allí, considerando que se puedan adquirir enfermedades y generar suspensiones del dictado de clase”, menciona una de las tantas notas enviadas a las autoridades desde el año 2014 que fueron presentadas ante la Defensora Pública. Desde la Defensoría Publica advirtieron que si en diez días no hay una solución efectiva a lo solicitado por los padres se iniciaría una acción de Amparo para lograr la continuidad de clases y la limpieza efectiva de la escuela a través del personal correspondiente. El municipio envío refuerzos a la escuela para asegurar la limpieza pero los padres consideran que necesitan una solución definitiva y no temporaria. Por eso en una reunión realizada el viernes decidieron comprometer a los padres de los 780 alumnos de la escuela, por lo cual convocan a todos a presentarse en el establecimiento y firmar el pedido que se reiterara a las autoridades. Ya no solo por la limpieza de los días que restan de clases, sino también pedirán que durante el receso de verano se complete el mantenimiento que necesita el edificio.