Docentes en casa de gobiernoEn medio de un paro de actividades convocado por la ADOSAC, la Secretaría de Trabajo, llamó hoy a las partes a conciliación obligatoria la que finalmente no arrojó resultados positivos, toda vez que el gobierno no pudo asegurar las fechas de pago del sueldo y el aguinaldo. El argumento principal del gobierno para justificar la imposiblidad de garantizar una fecha de pago de salarios, fue que no pudo tomar el empréstito,  «ya que la sesión de la Cámara de Diputados que aprobó dicho endeudamiento se judicializó, retrasando la posibilidad de contraer el préstamo pretendido y así dar cumplimiento a las obligaciones salariales en tiempo y forma», dejaron sentado en actas los representates del Ejecutivo encabezados por la Tesorera Mónica Morandi, . Si bien el gremio docente pidió la nulidad de la medida, no obstante manifestó su disposición a participar de la reunión. La Amet (Asociación de Magisterio de Enseñanza Técnica) en cambio manifestó que acataba la conciliación obligatoria, con la finalidad de propiciar el diálogo. La vicepresidente del Consejo de Educación, profesora Celina Mansilla expuso que «si bien entienden que contar con un cronograma de pagos facilitaría la relación con los docentes, desde el Estado Provincial se realizan los mayores esfuerzos para abonar los sueldos lo antes posible», remarcó. La funcionaria explicó que «el pago desdoblado se efectúa en razón de la difícil situación financiera de la Provincia». En la misma línea se expresaron la asesora jurídica del CPE, Dra Patricia Petris, quien aseguró que «no hay deuda salarial» con los docentes, «ya que no se adeuda ningún mes anterior a noviembre de 2016».  Por su parte la Tesorera de la Provincia, Contadora Mónica Morandi, aseguró: «en la medida que ingresan recursos en la provincia, se van abonando los sueldos». Los representantes de la ADOSAC, el secretario general provincial, Pedro Cormack, y el Secretario general de la filial Río Gallegos, Ezequiel Alós, le expresaron a los representantes del gobierno que las medidas de fuerza que lleva adelante el gremio es ante la falta de certezas respecto del pago de sueldos y aguinaldo. Los gremialistas recordaron que a comienzos de año se retrasó el llamado a paritarias; que luego ofrecieron sumas en negro; que se abonó con retraso la primera cuota del SAC;  que los discriminaron con los pagos, y que hay docentes que no pueden hacerse de sus recibos de sueldos. Exigieron  «que no se culpe a los docentes desde la demagogia con respecto a la situación de los estudiantes», y que no estaban pidiendo «un bono de fin de año, ni nada parecido», y que lo que solo pretendían era «cobrar el sueldo adeudado del mes de noviembre», y conocer las fechas subsiguientes de cancelación de aguinaldo. Desde la AMET coincidieron en la necesidad de contar con un cronograma de pagos.