5895f90e-976d-4f1e-9de2-7a0aca257c54Según surge de las actas de la auditoria sobre los bienes del Hospital Peliche, la responsabilidad de haber desmantelado los camiones sanitarios, y  de haber destruido y hecho desaparecer aparatología médica, es responsabilidad del ministerio de Salud de Santa Cruz. Así lo confirmaron los auditores Fernando Imaz y Marcelo Francisco del ministerio de Salud de la Nación, quienes elaboraron un detallado informe sobre el estado de los materiales encontrados.  Se trata de 27 palets conteniendo cada uno  70 cajas de 9 unidades de leche cada una, lo que suma más de 17 mil kilos de leche que según el informe de Nación, la provincia dejó vencer y no distribuyó entre la población. De acuerdo a la auditoría, «Este material fue entregado al Gobierno de Santa Cruz y según la documentación que pudo constatarse debía alcanzar para los primeros 6 meses del 2016». Camiones desmantelados y contrataciones irregulares a través de la UTN Varios de los Camiones Sanitarios que se recuperaron estaban desmantelados y parte del equipamiento fue encontrado tirado en galpones del centro médico. También se constató que los empleados del Centro Asistencial Peliche «eran contratos en forma irregular, tercerizados a través de la UTN facultad Rio Gallegos, que cobraba por la intermediaron un 10%» por cada contrato. Modalidad de contratación, que viola los derechos laborales. Para la diputada Roxana Reyes, «Las actas demuestran que el Gobierno de Santa Cruz era responsable de los productos que se encontraban en los galpones, y por lo tanto son quienes dejaron que los mismos se vencieran en lugar de ser entregados a personas que los necesitan en toda la provincia», señaló la legisladora, a quien el gobierno provincial responsabilizó por la denuncia que emitió canal 13 hace unos días. «Las autoridades de Nación encontraron los Camiones vacíos, desmantelados, porque se llevaron el equipamiento para que todo eso no pase a Nación, como correspondía», enfatizó Reyes. «Cuando llegaron los auditores se encontraron  con un hospital completo sin patrimoniar, esto demuestra lo irregular de la administración que La Cámpora hizo de este centro de salud», destacó la legisladora. Remarcó que además de las vacunas y la leche vencida «se encontró un caos administrativo y patrimonial, muchos equipamientos faltantes y muchos destruidos», detalló. «También se constató la falta de ecografos, computadoras, insumos y equipamiento sanitario de todo tipo», amplió la diputada. Galería: Parte de la documentación que -en resaltador amarillo- registra los materiales faltantes. Y algunos de los aparatos desmantelados.