Captura de pantalla 2017-03-29 a la(s) 23.17.50La vicepresidenta del Consejo de Educación, profesora Celina Mansilla, manifestó «Por ahora no podemos mejorar la propuesta, cuando mejore la recaudación tanto provincial como la que viene por coparticipación nacional, como así también al éxito del empréstito que se encuentra en proceso, estaremos en mejores condiciones para satisfacer estas demandas», declaró a la dirección de prensa provincial. Se refirió al resultado de la paritaria realizada hoy donde el gobierno reiteró la propuesta del 3% de aumento, que la ADOSAC rechazó, «la oferta que rechazan los gremios, no es una burla sino que es un esfuerzo muy importante para la Provincia». En este sentido, remarcó que la oferta del Poder Ejecutivo de un incremento del diez por ciento en el Ítem Título, representan para las arcas del Estado más de 120 millones de pesos anuales. Destacó que el gobierno quiere «dar continuidad al diálogo pero garantizando los aprendizajes de los alumnos», en el mismo sentido que ayer convocó al gremio a dialogar, «pero con los alumnos en las aulas». Cuestionó al gremio docente que lleva adelante medidas de fuerza,  «las posturas intransigentes no aumentan la recaudación ni mejoran la situación económica, sino todo lo contrario». Respecto al pago desdoblado de los haberes, tanto del sector docente como del resto del personal de la Administración Pública, sostuvo: «Lamentamos el pago desdoblado y comprendemos las dificultades que esto produce, pero esta situación está generada porque la Provincia está pasando una situación muy difícil desde el punto de vista económico», justificó. Describió un panorama económico adverso, «La realidad es que no podemos mejorar la propuesta, es muy difícil pagar en término los salarios y en ese contexto, no podríamos comprometer un aumento», señaló la funcionaria y detalló que la ley de Presupuesto General de la Administración Pública Provincial para este año fijó un presupuesto que la Provincia genuinamente no logra recaudar, «dada la baja de la actividad económica imperante».