Una nutrida concurrencia se hizo presente en la tercera asamblea pública para debatir sobre la crisis educativa que vive la provincia, y establecer las acciones a realizar. Se calcula en más de 500 personas las asistentes al encuentro que tiene lugar ahora en el gimnasio del colegio República de Guatemala. Cada sector expone su punto de vista para aportar al debate que concluirá con la conformación de un documento que aunará las diferentes posturas. Una madre manifestó recordar que la noche del viernes cuando se congregaron frente a la residencia oficial para pedir «diálogo» con la gobernadora, «fueron los padres los primeros que se convocaron esa noche y empezaron a llamar a más gente», relató y lanzó una expresión que despertó aplausos: «Seguimos mas unidos que nunca y apoyamos a los docentes en esta lucha». (Ampliaremos)