Chalten ingresoEL CHALTéN.- Un grupo de vecinos de la localidad cuestionan el accionar  de la policía durante la Fiesta Nacional del Trekking, mencionan que hubo exceso en los cacheos, cuestionan el trato de los agentes hacia los jóvenes y denuncian revisación excesiva durante el ingreso a los recitales realizados entre el 25 y 26 de marzo. Piden que las autoridades informen quien decidió reforzar la policía y cuales fueron los protocolos bajo los que actuaron. A través de una carta firmada por vecinos, los planteos serán presentados al secretario de DD HH, Horacio Pietragalla Corti y piden formalmente su intervención en los hechos ocurridos. «A diferencia de otros años, en este caso se recurrió a un refuerzo de las fuerzas policiales de la localidad y se produjeron incidentes que involucran a adolescentes y niños y niñas menores de edad», refieren los vecinos. En el Secundario 28 se realizó una charla-debate en el marco de una jornada de protesta gremial, en la que participó no solo la comunidad educativa, sino también concejales de la localidad. Durante el debate, varios jóvenes pidieron la palabra y relataron  lo ocurrido, algunos de los casos: Un estudiante de Primer Año (13 años) contó que, luego de que lo cachearan varias veces al entrar una y otra vez al gimnasio, en una de las oportunidades reingresó siguiendo a otro amigo sin que los policías del operativo lo notaran. Al entrar al pasillo del gimnasio, los policías lo tomaron del cuello y lo obligaron a salir por la fuerza, registrándolo nuevamente y vaciando su mochila. También fue cuestionado por las rifas y el dinero que llevaba, por estar vendiendo rifas para el Grupo de Escalada del Centro Andino de El Chaltén. El estudiante se pregunta y nos pregunta: ¿Cuántas veces te puede cachear la policía? Y también está preocupado por la falta de controles de la misma policía ante el consumo de alcohol por parte de menores que se estaba produciendo dentro del Gimnasio Municipal en ese momento. A este respecto, también comenta una compañera de Primer Año (14 años) sobre las inconsistencias del control policial en el ingreso de bebidas alcohólicas al Gimnasio Municipal (se permitió en algunos casos, y no se entiende qué buscaba entonces la policía y cuál era su rol). En otro relato, la oficial femenina que cacheó a la persona menor de edad también le quitó de la mano la billetera para revisarla, ante lo cual esta persona le solicitó su inmediata devolución, indicando que le mostraría el contenido, pero no aceptaba la revisión de la agente. Las personas mayores presentes en la reunión también relataron sus experiencias sobre este accionar. Algunos de los casos: Una docente fue cuestionada por llevar una mochila sin contenido; una madre expresa su preocupación y repudio ante el interrogatorio que sufriera su hija (de 10 años) acerca de su identidad de género. La niña ingresaba con una gorrita (varios chicos refieren que no les dejaban ingresar con gorrita o capucha) y la detuvo y comenzó a interrogar sobre si era un chico o una chica, sin notar que la madre estaba parada cerca. Otra docente manifiesta su preocupación ante la utilización del mecanismo de cacheo al ingreso, y se pregunta de quién procedió la orden de efectuar este operativo bajo los procedimientos realizados y quién se responsabilizará por el accionar de los efectivos policiales. Varios docentes acuerdan elevar una nota solicitando informes al respecto. Con posterioridad al debate, se acercaron otros relatos sobre otras irregularidades ocurridas durante el operativo: «ninguno de los efectivos tenía identificación; retiraron en numerosos casos marihuana de consumo personal (no penalizado); toquetearon los senos de una mujer tras pedirle que levante las manos sin motivo más que haber señalado la ilegalidad de invadir su privacidad; y también agredieron verbalmente a una persona que estaba haciendo una filmación del accionar policial con menores (incidente en el Puesto Sanitario de El Chaltén, donde la policía dispersó a un grupo de chicos que usaba Internet en las afueras del Puesto)» Por estos y otros casos que detallan en la nota, la comunidad de El Chaltén le solicita a Pietragalla Corti que inicie averiguaciones sobre quien solicitó la participación de los efectivos policiales de refuerzo,  quién era el oficial a cargo del operativo y bajo qué lineamientos operaron en El Chaltén durante la última Fiesta Nacional del Trekking. «No queremos que nuestra localidad reciba tratamiento “diferenciado” en cuanto a controles policiales. Los procedimientos utilizados en el cacheo a los y las menores de edad son ilegítimos y quienes los ordenaron y realizaron deben recibir las sanciones correspondientes», detallan en la nota que elevaran a Pietragalla que por esta horas sigue juntando firmas en la localidad.