RIO GALLEGOS.-  A las 8 de la noche se inició de la esquina principal de la ciudad la marcha de antorchas convocadas por docente y padres en reclamo para que se normalice la educación en la provincia y contó con el respaldo de los gremios estatales. En su recorrido pasó por la gobernación santacruceña y tras repetir consignas y cánticos durante algunos minutos, siguieron rumbo hasta el lugar de la desconcetración «La Marcha de las antorchas por la Salud, la educación, la justicia y el salario, es de quienes adherimos a esta manifestación colectiva y vamos contra la corriente del gobierno provincial que tiene a estos conceptos completamente excluidos y no como objetivos de sus políticas públicas», encabeza el documento leído tras finalizar la marcha  consensuado entre las organizaciones convocantes. Pese a la baja temperatura una multitud se congregó a participar de la actividad que surgió el viernes pasado tras las asamblea realizada en la escuela 55 donde acordaron unificar esfuerzos para realizar los reclamos. Preparadas en botellas, con papel y con vasitos de plástico todo sirvió para iluminar la noche helada, alumbrada por una radiante luna llena. «La comunidad educativa sufre, todos sufrimos, los únicos que parecen inmunes al sufrimiento de la sociedad, son los que gobiernan. Sin sensibilidad por los alumnos ni el mínimo respeto por los padres, cuando no reglamenta la aplicación del boleto estudiantil gratuito o delegan en las cooperadoras escolares la responsabilidad del estado», dice otro de los párrafos referidos a la Educación» y agregan: «este gobierno provincial ningunea al trabajador docente y no solo se niega a acordar salarios: ni siquiera cumple con el pago mensual de los sueldos, ningún funcionario piensa en la estabilidad familiar de los trabajadores, como si los únicos con derechos a vivir dignamente fueran los que viven de la política, sin cumplir mínimamente las obligaciones para lo cual fueron puestos allí por el voto de una parte de la sociedad». En el documento también se refiere al estado de la salud y la justicia en la provincia. «El simbolismo de la luz con la que marchamos en nuestras manos no es para confrontar, es para ayudar, para que despierten aquellos mesiánicos de la política que conducen la provincia. Que se sacudan de su «modorra social», los pequeños burgueses que hace casi 30 años tienen el gobierno en sus manos y no gobiernan, pero creen que les durará eternamente», destacan en otro de los pasajes.-