Foto: La Nación

Foto: La Nación

LA NACIÓN/Mariela Arias.- RÍO GALLEGOS.- El conflicto docente se agudiza y quedó más lejos la posibilidad de diálogo entre los maestros y la gestión de Alicia Kirchner. El gobierno provincial suspendió ayer la audiencia conciliatoria a la que había convocado a los gremios docentes. Anoche cientos de personas marcharon por las calles en reclamo de que la educación se normalice. Participaron docentes, padres y alumnos, y asistieron los gremios estatales que también están de paro. A las 14 de ayer, cuando representantes de los gremios Adosac y AMET llegaron a la Subsecretaría de Trabajo, como indicaba la cédula entregada la semana pasada disponiendo la conciliación obligatoria, se encontraron con las puertas cerradas. Así se notificaron de que se había decidido suspender la cita. Desde el gobierno explicaron que no habría reunión ante el rechazo que ambos gremios manifestaron por la instancia de conciliación. Los docentes calificaron de «arbitraria» la suspensión. «Se suspendió una audiencia que para nosotros es fundamental. Estamos en una sociedad que necesita más diálogo que nunca. Este tipo de actitudes realmente arbitrarias, que faltan a la posibilidad de poder dialogar, no ayudan en nada», aseguró Pedro Cormack, secretario general de la Asociación de Docentes de Santa Cruz tras comprobar que en la Secretaría de Trabajo no los esperaba nadie. «No puede haber audiencia de conciliación si los gremios la rechazan», explicó el secretario de Trabajo y Seguridad Social, Teodoro Camino, y aseguró que la conciliación obligatoria no podía realizarse porque ambos gremios se habían manifestado por escrito por el no acatamiento de la medida. Camino recordó que durante las mesas paritarias, en lo que refiere al tipo laboral, «se avanzó en casi la totalidad de las solicitudes de los sindicatos,» en tanto que en lo relacionado a lo salarial «no hubo acuerdo», lo que ocasionó una «situación de conflictividad mayor». Alicia Kirchner ofreció de aumento un 10 por ciento al ítem título, que en el salario general se refleja en un 3 por ciento de suba. Sería poco más de $ 500, según los cálculos de los sindicalistas. En los últimos días, Alicia Kirchner endureció su mensaje y aseguró que el gobierno sólo dialogaría «con los chicos en el aula». De este modo ni hay fecha de paritaria ni hubo ayer audiencia conciliatoria. En este sentido, el secretario de Estado de Trabajo, Teodoro Camino, calificó el proceder de los gremios como «contradictorio». Y agregó: «No acatan la conciliación obligatoria, con los efectos que esta herramienta produce, pero sí deciden presentarse a la audiencia prevista, la cual no tendría efectos jurídicos». Desde Adosac aseguraron que ven con preocupación la versión de posibles multas contra los gremios. «Quisiéramos saber si esas multas también se aplican al Ejecutivo por no pagar como corresponde, por no cumplimentar la paritaria del año 2016, por tener una deuda millonaria por no transferir las cuotas sindicales al gremio», afirmó. Para Cormack la suspensión de hoy «es la muestra de que claramente no tiene ningún tipo de intención de llegar a ningún diálogo ni acuerdo». Los gremios santacruceños repudiaron los hechos de violencia ocurridos el domingo en la ciudad de Buenos Aires, donde un grupo de maestros intentó instalar una carpa frente al Congreso, pero fueron desalojados por efectivos de la Gendarmería. Los sindicalistas santacruceños recordaron que en 2011 otro conflicto docente había terminado de la misma manera. Esta semana los docentes cumplen una medida de fuerza de 72 horas, que en total completan 22 días desde el inicio de clases, más 5 días en que hubo retención de servicios. Es decir, hubo 20 días de paro sobre 27 jornadas hábiles. A diferencia de 2007, cuando un reclamo gremial derivó en la renuncia del gobernador Carlos Sancho, esta vez todos los gremios estatales reclaman ya no un aumento, sino el pago de sueldos que desde fines del año pasado se retrasa cada vez más. Algunos llegan a cobrar a mes vencido. Por ahora, negociación paritaria sólo tuvieron los docentes. Los jubilados continúan con la ocupación de la Caja de Previsión Social, en tanto que la Justicia hace días que tiene todos los pasos procesales suspendidos por la dura protesta del gremio judicial. Como otra medida de protesta, los gremios reunidos en la Mesa de Unidad Sindical dispondrán hoy una mesa en la puerta de la Caja de Servicios Sociales, la obra social provincial, para recabar denuncias de la ciudadanía. El pedido de cese de intervención de la obra social es un reclamo común a todos los gremios.