Foto: La Opinión

Foto: La Opinión

RÍO GALLEGOS.- El vocal por los padres en el Consejo de Educación, Juan Manuel Canale, presentó un amparo ante el juez de Familia para que «se ordene el cumplimiento inmediato y urgente del dictado de clases en todos los niveles, hasta tanto se dicte sentencia definitiva sobre el litigio o bien se arribe a un acuerdo salarial entre la provincia de Santa Cruz y las asociaciones gremiales”, fundamenta. En su presentación ante el juez Diego Lerena, Canale solicita que los gremios ADOSAC y AMET  depongan las medidas de fuerza «indiscriminadas y excesivas»  y que se restablezca «el derecho de los niños y jóvenes de recibir educación», amparados en la constitución. El vocal recientemente asumido pero que ya ocupó el cargo en 2011, le pide al juez que “ordene a los gremios que se ajusten al derecho a huelga, evitando adoptar medidas que vulneren o restrinjan el derecho a la educación”, para lo cual le solicita que dicte una medida cautelar Innovativa genérica y  «hasta tanto se dicte sentencia definitiva sobre el litigio o bien se arribe a un acuerdo salarial entre la provincia de Santa Cruz y las asociaciones gremiales”. Canale solicita una pronta resolución por parte del juez Lerena argumentando que “la demanda se presenta en un plazo oportuno ya que la omisión importa una interrupción continua en el servicio público de educación, dado que desde la fecha prevista para el inicio del dictado de clases (6 de marzo del actual año) no fueron impartidas” y señala que de “acuerdo al artículo 1º de la Ley Nº 117 de la Constitución Provincial, Vuestra Señoría es competente para atender en la presente acción”, fundamenta. Críticas al gremio En su presentación judicial el vocal Canale realiza  minucioso detalle de las medidas de fuerza de la ADOSAC, “En marzo no se dictan clases durante 14 días, sumando unas 336 horas sin clases. En abril fueron 17 días los que se totalizan sin clases, representando un total de 408 horas sin clases. En mayo, las huelgas alcanzaron a 19 días hábiles, totalizando 456 horas. Mientras que en este mes en curso transcurren 96 horas sin dictado”, puntualiza. Contabiliza  que desde el comienzo del ciclo lectivo hubo «54 días sin desarrollo normal y continuo de clases lo que se traduce en 1320 horas perdidas por los alumnos en todo el territorio de la provincia”, enumera.