DesobedecerRÍO GALLEGOS.- Directivos se pronuncian contra los «descuentos indiscriminados» de los días de paro, rechazan la nota 013 que les advierte sobre la pena de prisión si no elevan las planillas de inasistencias, y respaldan el reclamo de los docentes al tiempo que le piden a las autoridades el «gesto» de abrir las paritarias salariales. A través de un documento dirigido a las autoridades del CPE, directivos de instituciones de Río Gallegos cuestionan duramente el tenor de la nota 013 de Recursos Humanos: «se intenta encuadrar una acción administrativa, como es la elevación de las planillas de inasistencias en una conducta del código penal, amenazándonos directamente con la posibilidad de ir presos», manifiestan. Sostienen que «no se entiende  tamaña acción represiva por parte de un gobierno que se ha autoproclamado como garante de los Derechos Humanos y Sociales de los trabajadores en su conjunto». En cuanto a los descuentos de haberes por los días de paro, los directivos se manifiestan conocer cuáles son sus responsabilidades inherentes a sus cargos, pero a la vez se reconocen «docentes cumpliendo un rol específico dentro de una institución educativa», y desde ese lugar expresan: «no nos pretendemos convertir en castigadores del ejercicio del derecho de huelga del personal a nuestro cargo«, enfatizan. Remarcan que el paro «no constituye una inasistencia» sino «una suspensión concertada» amparada en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional. Atribuyen a las autoridades un «desconocimiento supino» de las condiciones materiales en que se encuentran los establecimientos, y les recuerdan que «desde el año pasado» no perciben los fondos fijos para las tareas de limpieza y mantenimiento que en reiteradas ocasiones deben solventar «con dinero de nuestros bolsillos», refieren. Señalan que suelen arreglar ellos mismos «canillas o cerraduras que no funcionan o arreglar las mochilas de los inodoros», porque el Consejo no destina recursos materiales y humanos para estas tareas. Denuncian además «el deterioro de las condiciones de trabajo» y que la gestión administrativa «consume la mayor parte de nuestro tiempo y nuestra tarea», el que emplean en tareas que muchas veces deben realizarlas en sus casas, «por el mal funcionamiento de internet». En otro de los párrafos plantean «somos exprimidos por una burocracia ineficiente que siempre termina achacando sus impericias al personal directivo de las escuelas», enfatizan Reclaman a las autoridades «poder construir códigos de convivencia común entre los docentes , auxiliares, padres y estudiantes con tiempos de calidad para ello»,  las que requieren tener resueltas «condiciones materiales y simbólicas mínimas dentro de la escuela, condiciones que hoy no está garantizando el estado provincial y al cual parecería importarle muy poco los asuntos relacionados con la gestión pedagógica, propia de cada nivel o modalidad educativos», critican los directivos. Por último manifiestan que esperan por parte de las autoridades, el gesto pertinente de que se discuta en el ámbito de las paritarias las justas reivindicaciones laborales y salariales que se vienen sosteniendo desde hace cuatro meses», concluye la nota.