Captura de pantalla 2017-10-22 a la(s) 16.43.38EL CHALTÉN.- El intendente Raúl Andrade protagonizó un escandaloso incidente cuando luego de emitir su voto en la Escuela 59, decidió permanecer en el lugar  en contra de lo acordado entre las autoridades electorales. Cuando la jueza de paz, Rosa Taborda, intervino para pedirle que se retire, el jefe comunal comenzó a insultarla negándose a irse del lugar. Según reconstruyó Winfo Santa Cruz, el intendente Andrade había concurrido a la escuela a votar y luego de hacerlo se instaló en una mesa contigua a las mesas de votación donde se ubican las autoridades y fiscales. No es la primera vez que el intendente permanece varias horas en el establecimiento el día de las votaciones, sin tener una función específica, «solo a observar a quienes vienen a votar, en una comunidad de 1500 personas donde todos se conocen con nombre y apellido», relató un testigo de los hechos. Dado que la presencia del intendente se prolongaba, los efectivos del ejército que custodiaban el establecimiento se acercaron en cuatro oportunidades a pedirle que se retire, dado que tenían órdenes de que solo podían permanecer en la escuela las autoridades electorales, fiscales y votantes, por la vigencia de la veda electoral. Ante la reiterada negativa de Andrade, se presentó la jueza de Paz, Rosa Taborda, autoridad electoral del día, y le pidió que se retire, ante lo que Andrade le respondió: «Me chu… un h…» según relataron testigos que presenciaron la escena. Ante la abrupta respuesta del intendente, el hijo de la jueza que se encontraba fiscalizando la elección en una mesa contigua reaccionó en defensa de su madre contra el intendente,  quien, siempre según los testigos, le espetó «¿Que querés, otro Maldonado?», en referencia al joven desparecido en Chubut y encontrado muerto 78 días después, en un hecho que conmovió al país. Luego de la discusión la jueza Taborda pidió la intervención de la policía, pero cuando arribaron los efectivo, el intendente Andrade ya se había retirado del establecimiento. Según pudo conocer Winfo Santa Cruz, el día previo a las elecciones los apoderados de los partidos y las autoridades electorales, habían acordado que a los efectos de garantizar la transparencia del acto,  solo podrían estar los fiscales autorizados, las autoridades de mesa, y los votantes. El intendente Andrade hizo caso omiso a esta convención dando origen a la controversia. La jueza labró un acta del hecho con la firma de todos los testigos, y la elevó a la justicia electoral.