Auditores en ICEPRÍO GALLEGOS.- Tras diez días de conflicto, el Instituto Cristiano de Enseñanza Patagónico comunicó que el lunes 9 se reanudarán las clases ya que el estado se comprometió a sostener la subvención. Los docentes cobrarán los sueldos adeudados, y no se incrementará el valor de las cuotas. Así lo hizo saber el ICEP a través de una comunicación interna a los padres, luego de la inspección del Consejo de Educación, que evaluó como «satisfactoria». Por resolución 1690 del 27 de septiembre el CPE resolvió suspender la subvención de 3 millones de pesos al ICEP “Por incumplimiento de las exigencias legales”, referidas tanto a las condiciones edilicias como en el funcionamiento administrativo del establecimiento. Desde Educación acusaron que en julio habían intentado realizar una inspección a la escuela pero los directivos se lo impidieron. El instituto desmintió esta versión y denunció que el gobierno intentaba «desfinanciar» a la institución educativa con el interés de recuperar los mil estudiantes que habían migrado de la escuela pública «Porque el estado no les dio respuestas», al tiempo que adelantó que aumentaría el valor de las cuotas para poder seguir funcionando. Luego de una semana de un clima que fue enrareciéndose por el enojo de los padres que pretendían que sus hijos no perdieran días de clase, y de infructuosas reuniones entre autoridades del CPE y el ICEP, finalmente el viernes se anunció que ese día supervisarían el colegio para definir si se autorizaba al establecimiento a continuar funcionando. Una vez concluidas las tareas de supervisión, las autoridades del ICEP anunciaron que el lunes 9 de octubre se reanudarán las clases en forma normal y los docentes percibirán sus salarios. La institución agradeció el esfuerzo realizado por el personal, y a los papás que acompañaron el reclamo de la comunidad del ICEP. Convocaron a los padres a hacer efectiva las cuotas «sin aumento», y que devolverían el dinero a aquellos que abonaron con el incremento que quedó sin efecto.