3Frente ICEPRÍO GALLEGOS.- El Instituto Cristiano de Enseñanza Patagónico anoche volvió a suspender las clases a 2.600 alumnos  «hasta nuevo aviso» y responsabiliza al Consejo Provincial de Educación de la situación, dado que según la institución aún le adeudan la subvención del mes de agosto. Así, el ICEP suma un nuevo capítulo a su historia de reclamos y denuncias contra el gobierno de Alicia Kirchner.

En la carta abierta dirigida a la comunidad educativa la escuela asegura que pese a haber cumplido con la bancarización de los docentes, uno de los requisitos solicitados por el CPE, «a la fecha aún no se han transferido los fondos de la subvención para el cobro de los sueldos». «Otra semana mas el Consejo Provincial de Educación sigue reteniendo la subvención para el pago de sueldos, buscando despedir los sueños de más de 2600 alumnos y desanimar con esta actitud persecutoria, arbitraria y maliciosa a todo el personal docente», afirma en uno de sus párrafos. Desde la escuela responsabilizaron al CPE por la situación y afirmaron que «hasta tanto se haga efectiva la subvención, se suspenden las clases hasta nuevo aviso, ya que el personal se encuentra sometido diariamente a una presión y estrés que dificultan el normal desempeño pedagógico agravado por las dificultades económicas, provocadas por la malintencionada retención de la subvención». Retiro medidor de gas Sin embargo la falta de la aubvención no es el único inconveniente que afronta el Icep. Ayer se conoció que la empresa Camuzzi retiró el medidor de gas luego de la supervisión realizada por el CPE.

Las autoridades del establecimiento no brindaron información al respecto, pero mumerosos padres se mostraron preocupados ante la posibilidad de que se sume un nuevo incidente que demore la reanudación de las clases.