EL CALAFATE.- El Jardín 63 «Koraiken» de esta ciudad nunca pudo empezar el ciclo lectivo. Las demoras del estado para arreglar las calderas del jardín rotas desde el año pasado impidieron el inicio de clases el pasado 25 de febrero, de ese modo mas de 150 niños de uno de los jardines mas nuevos de la provincia esperan por empezar las clases. La mayor preocupación entre los padres, es que no hay ninguna fecha cierta de cuándo se concluirán los trabajos de reparación de las calderas, y por lo tanto no se sabe cuándo van a comenzar las clases. Pese a que la escuela tiene poco más de dos años de inaugurada, el año pasado, en noviembre, las calderas ya habían fallado, perdieron agua e inundaron el pasillo principal del jardín. Pese a que desde la escuela avisaron el año pasado, los arreglos nunca llegaron a tiempo. No hubo ningún tipo de reparación. El 1 de febrero, cuando los docentes se presentaron en el Jardín, la situación seguía igual. Y aunque las clases no empezaron, el cuerpo docente asiste de mañana y tarde a la escuela, toman las entrevistas a los padres, realizan trabajos administrativos, preparan las salas, todo sin calderas, es decir, sin calefacción. La reparación de las calderas depende del área de Mantenimiento Escolar del Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda, IDUV, que no cuenta con personal propio de mantenimiento, razón por la cual lo deja en manos de empresas subcontratistas. Lo poco que trascendió es que las calderas serían reemplazadas por otras nuevas y estas no podían comprarse en la localidad, por lo que se esperaba que lleguen las nuevas para ser instaladas.  Cuando desde Winfo Santa Cruz se consultó a las autoridades de Educación sobre el estado del establecimiento explicaron que las demoras se debían al receso de verano, al cambio de ejercicio y a la inflación, que generan altos costos en las reparaciones. Sin embargo el estado dispone de un millonario fondo para el mantenimiento de los edificios escolares El vocal por la minoría en el Tribunal de Cuentas, Javier Stoessel,  denunció  en 2017 que Educación aplicaba solo el 1% de los fondos de la Unidad Ejecutora para la atención de Obras de Mantenimiento y Refacción de Edificios Escolares (UEPAOMREE). Ese fondo se constituye con el 3% de las regalías que percibe la provincia. De un total de $ 193.650.335 con que contó ese año Educación, según lo informado por el servicio de rendición de cuentas, sólo se habían emitido 11 cargos por un importe total de $ 1.931.992,05. En enero de 2018, el gobierno provincial decidió trasladarle ese dinero al IDUV y dejar en manos de ese organismo el mantenimiento de los edificios escolares.