RIO TURBIO.- El municipio declaró la emergencia medioambiental y sanitaria por 30 días luego que apareciera más de 60 perros envenenados el fin de semana pasado. Se presumen que murieron por una sustancia introducida en trozos de carne que fueron arrojados a la calle.

«Nunca pasó algo de tal magnitud, de esta manera tan masiva, se está hablando de más de 60 perros muertos de los que avisaron primero los vecinos a través de las redes y entre ayer y hoy con denuncias en la Policía», dijo a Télam Janina Ramos, de la agrupación protectora de animales Patitas de la Cuenca.

Ramos señaló que los vecinos apuntan a un estanciero que arrojó carne de una potranca vieja con alguna sustancia venenosa que todavía no se puede determinar, «porque recién hoy (por ayer) se envió una muestra de laboratorio para analizar en Río Gallegos».

«Las denuncias provenían en general de los barrios de la periferia» de la ciudad, aunque «también se encontraron pedazos de carne con veneno frente al hospital de Río Turbio», aseguró Ramos, que agregó que además de los animales muertos, «decenas de perros permanecían en observación en las tres veterinarias de la zona».

Alerta a los vecinos

A través de la cuenta de Facebook de la ONG «Patitas de la Cuenca» van subiendo fotos e información de la terrible matanza que se vivió en el pueblo. «Este perro vivía en el Barrio Los Ñires, no tenía dueños… fue abandonado por allí. El año pasado en noviembre una de las integrantes de Patitas lo llevó para que sea castrado. Hoy los chicos del grupo intentaron salvarle la vida. No resistió», publicaron el domingo con unas imágenes estremecedoras donde tratan de salvar el perro.

«Apelamos a todos los vecinos que cuenten con cámara de seguridad nos contacten, sino se animan háganlo de manera privada. Queremos dar con el paradero de los asesinos que se encargaron de matar a decenas de perros, pero que además hoy ponen en riesgo la vida de nuestros hijos y la de nuestra fauna autóctona. QUE NO QUEDE IMPUNE. Y QUE PAGUEN LOS QUE HICIERON ESTO! NOS CUIDAMOS ENTRE TODOS», piden desde la página de la ONG que hace años se ocupa de la protección de perros en la cuenca.

Denuncia penal del municipio

La madrugada del domingo la intendenta Claudia Pavez recibió denuncias de los vecinos de la aparición de perros envenenados. «Esa madrugada trabajamos recogiendo carne, levantamos cerca de 60 kilos, levantamos unos 14 perros, pero después fueron mas. Y seguimos todo el domingo levantando la carne que encontramos», detalló Paulino Martinez, secretario de la producción en diálogo con LRA18 Radio Nacional Rio Turbio.

El municipio realizó una denuncia penal porque consideran que se podría estar ante un atentado contra la salud pública, «Queremos ir a fondo con el tema porque independientemente del daño contra las mascotas ha habido un atentado contra la salud pública, es un delirio de los que hicieron esto».

También fue afectada algo de la fauna silvestre «en la zona del dique , estamos relevando para ver cual fue el impacto» y agregó «fue tan grande y se esparció tanto que cualquier hipótesis de lo que pasó es posible» y aclaró que la carne que juntaron los agentes del municipio no tenía hueso.

Hugo Daniel Moya es veterinario de 28 de Noviembre, quien también asistió animales envenenados, en diálogo con Radio Nacional Rio Turbio comentó: «la sintomatología que presentan los caninos vienen con mioclono, es un movimiento individual de los musculitos, porque el veneno que utilizan estimulan la contracción muscular, no permite que los músculos se relajen y el animalito no puede caminar, y también se contraen los músculos por adentro, y eso hace que el intestino genere diarreas, secreciones y el animal muere agotado, sin poder respirar», describió entrevistado por Radio Nacional.

«No hay nada que la gente pueda hacer en la casa, cuando empiezan los síntomas, ya no se puede hacer lavajes, porque el veneno ya actuó a través de la sangre, lamentablemente el veneno ya generó el daño», detalló el veterinario y dijo que dependerá de la dosis que haya consumido de veneno el animal que pueda salvarse.

El municipio, en tanto, comunicó a través de su perfil de Facebook la declaración de «emergencia medioambiental y sanitaria por un plazo de 30 días (Decreto Municipal 859/2019)». También hay una denuncia penal por «presunta infracción a la ley nacional 14.346 sobre prohibición de maltrato animal y violación del artículo 200 del Código Penal de la Nación, sobre delitos contra la salud pública y envenenamiento de sustancias alimenticias».