El presidente Alberto Fernández, anunció hoy la suspensión de las clases en todo el sistema educativo y el cierre de las fronteras del país, ambos hasta el 31 de marzo, para contener el contagio del nuevo coronavirus. En Argentina hoy las personas infectadas por el COVID-19 ya alcanza a las 56 personas, entre ellas dos de la vecina provincia de Tierra del Fuego.

«Tomamos la decisión de suspender las clases a partir de mañana (lunes) hasta el 31 de marzo, con el propósito de minimizar el tránsito de los chicos y así, del virus» dijo el presidente en conferencia de prensa en la residencia de Olivos. «Hemos cerrado las fronteras de la Argentina», agregó y aclaró que solo es para quienes ingresan pero no hay impedimento para salidas del territorio.

Entre las medidas anunciadas hoy el Gobierno dispuso el «licenciamiento de todas las personas mayores de 65 años» para que «se queden en sus casas, tranquilas y disfruten» de sus hogares, lejos de la posibilidad de contagio de coronavirus.
Asimismo, indicó que se les asignarán «horarios de atención específicos en lugares como bancos y centros de salud, porque tienen que seguir haciendo sus vidas, para que no tengan esperas ni tengan que vivir momentos de aglomeración de gente».
El mandatario brindó una conferencia de prensa en la Residencia de Olivos después de encabezar una reunión interministerial para definir nuevas medidas ante el avance de la pandemia. Esta medida será puesta en marcha a partir de mañana, agregó el mandatario, quien estuvo acompañado durante los anuncios por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.


Publicidad

Publicidad